Una compañía más vigilada

stop

San José retrocedió este jueves en bolsa en línea con el castigo a las constructoras por la crisis de Sacyr

03 de enero de 2014 (02:00 CET)

San José volvió a retroceder este jueves en bolsa, sobre los mínimos en los que se encontraba en diciembre. La compañía se dejó un 2,5%, y cerró en 1,17 euros, frente a los 1,20 del pasado día 31. La compañía marcó su mínimo en octubre de 2012. Ayer, las órdenes de venta imperaron, también en línea con el castigo generalizado a las constructoras por la crisis de Sacyr, derivada de la paralización de la ampliación del Canal de Panamá.

San José cerró el año con una capitalización bursátil de apenas 78 millones de euros, cuando su valor en bolsa estaba situado por encima de los 500 millones de euros en 2009. En 2012 su capitalización estaba en 74,1 millones. La compañía, que lleva a gala una internacionalización que todavía no ha dado los frutos esperados, salió al parqué en parte obligada por los bancos financiadores de la compra de Parquesol, que exigieron al grupo presidido por Jacinto Rey un plan financiero para cumplir con sus compromisos. En 2008 absorbió la inmobiliaria vallisoletana y anunció su salida a bolsa, que se consumó un año después.

Las exigencias de la banca

Las exigencias impuestas por la banca eran muy duras ya entonces, cuando el pool financiador, ante su debut en el parqué, prohibió a San José repartir dividendo, lo que penalizó mucho el valor, al tiempo que iniciaba una supervisión sobre la reinversión de los beneficios futuros que obtuviera. Es decir, con esa medida, prevalecía el criterio de las entidades sobre el destino de los recursos generados, siempre con el objetivo de cumplir con sus obligaciones financieras.

Lo cierto es que en estos años la constructora presidida por Jacinto Rey, que cuenta como socios estables con la familia de Julia Ávalos, viuda de uno de los fundadores, ha visto como por su cúpula pasaban ilustres cuya vinculación al grupo resultó efímera. Es el caso de Miguel Zorita, que ocupó la primera línea ejecutiva, de Alfonso Paz-Andrade y también de Josep Piqué, que decidió dejar el grupo pontevedrés hace unos meses para asumir las riendas de otra constructora, OHL, de la familia Villar Mir. Guillermo de la Dehesa, ex secretario de Estado con Felipe González, ex consejero delegado del Banco Pastor y actual consejero y vicepresidente segundo del Banco Santander, está actualmente en el consejo de San José.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad