Un profesor de secundaria lidera la rebelión de los minoritarios contra Adolfo Domínguez

stop

Los pequeños accionistas tratan de sumar apoyos para incluir en el orden del día de la próxima junta la exigencia de un plan de choque a la dirección para revertir los malos resultados

El diseñador Adolfo Domínguez | EFE

en A Coruña , 22 de julio de 2016 (01:00 CET)

Al empresario textil Adolfo Domínguez le crecen los minoritarios. Un grupo de pequeños accionistas liderados por Josep Muñoz, un profesor de secundaria catalán especializado en matemáticas y economía de la empresa, se unen para exigir un plan para revertir la situación de la empresa, acosada por las pérdidas.

Este grupo de rebeldes al que representa Muñoz suma unas 240.000 acciones de la compañía, pero aspira a lograr 30.000 más para alcanzar el porcentaje mínimo del 3%, que les permitiría introducir puntos en el orden del día de la junta de accionistas que se celebrará en la sede de la sociedad, en Ourense, el próximo 31 de agosto.

Malos resultados

Adolfo Domínguez lleva meses sin levantar cabeza, hundido en un mar de números rojos del que sólo logró asomar la cabeza al final del último ejercicio gracias a la venta de su emblemático establecimiento del Paseo de Gracia barcelonés por 45 millones de euros.

Esta cantidad supera los 32 millones de su actual valor en bolsa. La cotización de la firma textil ha sufrido también lo suyo desde que desembarcó en el parqué, allá por el año 1997, cuando sus acciones se intercambiaban todavía en pesetas. Los títulos de la enseña de moda gallega valen hoy un 90% menos que entonces.

La pasada semana, el grupo presentó los resultados correspondientes al primer trimestre, en los que las cifras retoman el signo negativo. Las pérdidas alcanzaron los 4,07 millones de euros y las ventas se volvieron a resentir por el cierre de tiendas. La facturación en el período –de marzo a mayo– se contrajo un 13,2% respecto al año anterior, hasta los 19,3 millones de euros.

Cambio en el timón

Los malos resultados cosechados por la empresa han traído consigo un baile incesante de directivos que se ha agudizado en los últimos meses. El último en salir ha sido Estanislao Carpio, consejero delegado y poseedor del 1,39% del capital, que ya tiene sustituto: Costas Antimissaris, un ex directivo de Inditex cuya incorporación como consejero ejecutivo se someterá a votación en la próxima junta.

Según el documento remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, otras caras nuevas en el consejo, si reciben el respaldo de los accionistas, serán las de Juan Antonio Chaparro, directivo de Esprit; Fuencisla Clemares, procedente de Google, y la del catedrático de Hacienda Pública de la Universidade de Santiago de Compostela Luis Caramés.

Como adelanta Modaes.es, los minoritarios están muy cerca de conseguir su objetivo accionarial para reivindicar a la dirección "un plan de choque". Frente a ellos tendrán a otros accionistas como el propio Adolfo Domínguez, que controla el 31,51% de la sociedad que lleva su nombre; Puig (14,8%); Libertas 7 (10,29%); Luxury Liberty (10,21%); La Previsión Mallorquina de Seguros (7,66%) y al presidente de Mayoral, Rafael Domínguez Gor, que ostenta el 5,46%. Estanislao Carpio, con su 1,39% del capital, juega ahora mismo en tierra de nadie.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad