Un juez tendrá que aprobar el nuevo plan de rescate de San José

stop

El acuerdo de refinanciación necesitará de homologación judicial y su incumplimiento implicaría la entrada de la banca en el capital de la matriz del grupo

Jacinto Rey, presidente de Grupo San José | EFE

A Coruña, 30 de diciembre de 2015 (21:04 CET)

Le ha costado perder el control sobre su división inmobiliaria, pero Grupo San José ha logrado cerrar con la banca el acuerdo para refinanciar su deuda financiera, que asciende a 1.600 millones de euros. El plan de refinanciación cuenta con el respaldo de una amplia mayoría de los acreedores, "un porcentaje superior al 75% del pasivo financiero y del 80% del valor de las garantías reales afectadas por dichos acuerdos", según comunicó la compañía a la CNMV. Pero tendrá que contar también con el apoyo de un tercer actor, el juez.

Los acuerdos suscritos, explica San José, se encuentran sujetos a diversas condiciones resolutorias entre las que destacan la obtención de la homologación judicial. Esta posibilidad está recogida en la Ley Concursal y exige, entre otros aspectos, que el plan de reestructuración de deuda está avalado por el informe favorable "de un experto independiente designado por el registro mercantil", además de que "haya sido suscrito por acreedores cuyos créditos representen al menos tres quintos del pasivo". San José asegura en su comunicado haber cumplido ambas condiciones.

La banca controlará la inmobiliaria

Como estaba previsto, el acuerdo supone la cesión del negocio inmobiliario de la compañía a las entidades financieras, que capitalizarán una deuda de 743 millones para entrar en el accionariado de San José Desarrollos Inmobiliarios. Así, los acreedores se convertirán en titulares del 100% del capital social.

Pero junto a esta medida, se establecen otros dos acuerdos de financiación, que afectan tanto a Grupo San José como a la sociedad de cabecera de su negocio originario, Constructora San José, la parte más solvente del grupo.

Pone como garantía las acciones del grupo

Esta sociedad asumirá una deuda de 250 millones de euros con vencimiento a cinco años prorrogable a un año más si se cumplen determinadas condiciones en las que la compañía no profundiza.

El segundo contrato de financiación sindicada tendrá carácter de préstamo participativo por valor de 100 millones y con vencimiento a cinco años. En este caso es el grupo quien lo asume como parte deudora. El incumplimiento del acuerdo, por tanto, conllevaría la entrada de la banca en el capital de la sociedad matriz. "La parte de este contrato que no sea atendida al vencimiento será convertible en acciones de Grupo San José con el límite del35% del capital social actual de esta sociedad", explica la compañía.

Festín en bolsa

San José indicó que con la firma de estos acuerdos se "ha alcanzado el objetivo de refinanciar la deuda del grupo, dividirla en tres perímetros independientes que las sociedades deudoras y las entidades acreedoras consideran asumibles en base al plan de viabilidad elaborado e informado favorablemente por el experto independiente, adecuando los calendarios de amortización a las previsiones de generación de caja y capitalizando el resto de la deuda".

Los títulos del grupo subieron un 11,590% en la sesión de Bolsa de este martes ante el inminente cierre de un acuerdo de la compañía con sus bancos para refinanciar sus 1.600 millones de euros de deuda.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad