Un fondo soberano de Malasia se hará con la autopista Santiago-Ourense

stop

FCC y Bankia negocian la venta de Globalvía, que es el accionista de control de la Autopista Central Gallega

Fraga y Álvarez Cascos en la inauguració de la A-53 entre Santiago y Ourense

A Coruña, 23 de diciembre de 2014 (12:41 CET)

Llevaba tiempo con el cartel de "en venta" y ahora ya hay comprador. La Autopista Central Gallega SA (Acega), que gestiona la explotación en régimen de concesión del tramo de pago entre Santiago y Ourense, acabará en manos de un fondo soberano de Malasia si fructufican las negociaciones en marcha entre sus accionistas de referencia, que controlan la titularidad de la infraestructura gallega a través de Globalvía.

FCC y Bankia negocian la venta de Globalvía, la compañía de concesiones de infraestructuras que controlan al 50%, en la que un fondo soberano de Malasia se perfila como eventual comprador, según confirmaron fuentes del sector. El grupo constructor y la entidad financiera han emprendido conversaciones exclusivas con este fondo, denominado Khazanah Nasional Berhad.

El peso de Galicia

Acega es la titular de la concesión administrativa para la construcción y explotación de la autopista de peaje Santiago de Compostela-Alto de Santo Domingo durante un periodo de 75 años. La longitud de la vía asciende a 56,8 km. En el año 2005 inició su explotación.

La intensidad media diaria de tráfico en 2013 fue de 4.611 vehículos. La participación de Globalvía en Acega es del 61,39%, repartiéndose el resto entre Itínere y Abanca. La inversión total en el proyecto fue de 302 millones de euros.

Las mismas fuentes del sector indicaron que la negociación aún se encuentra en una fase inicial, con lo que su cierre tendrá lugar con toda probabilidad ya en el ejercicio 2015. En medios económicos se da por hecho el acuerdo al haber un pacto de exclusividad en las negociaciones. La venta de Globalvía y de Realia, inmobiliaria que FCC y Bankia también controlan al 50%, son las dos únicas desinversiones que le quedan por cerrar al grupo constructor para culminar definitivamente el plan de reestructuración y ajuste que emprendió a comienzos del pasado año.

Globalvía, constituida en 2007, cuenta con una cartera de 22 autopistas repartidas por España, Portugal, Irlanda, México, Costa Rica y Chile, siete líneas de metro y tranvía de Madrid y Barcelona, el aeropuerto de Santiago de Chile, dos hospitales, dos puertos comerciales y otros dos deportivos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad