Un ex socio pide al juez la intervención de Hércules de Armamento

stop

PROCESO JUDICIAL

Entrada a las instalaciones de la antigua Fábrica de Armas de A Coruña.

en A Coruña, 03 de diciembre de 2015 (23:14 CET)

El director de Hércules de Armamento, Ramón Mejuto, acudió este jueves hasta el Juzgado de Instrucción número 1 de A Coruña para responder en calidad de imputado por un delito de estafa, pero se acogió a su derecho a no declarar. El querellante no es otro que su ex socio, Juan José Gómez Rey, que le acusa también de posible administración desleal y privación del derecho a la información sobre la sociedad.

De momento el juez que instruye el caso no ha procedido a aperturar las medidas cautelares que solicita la acusación, que básicamente se reducen a la prohibición a Ramón Mejuto de disponer de las acciones de Hércules de Armamento, aunque después de la declaración de los testigos – el antiguo director financiero de la firma y un asesor de Gómez Rey – podría hacerlo en cualquier momento.

En la práctica, esta medida impediría cualquier movimiento societario, incluida la entrada de un nuevo inversor.

Comparecencia

Mejuto acudió puntual a declarar en compañía de su abogado, Juan Ríos, quien trató sin éxito de solicitar un aplazamiento por un "defecto de forma" que, según él, "vulnera el derecho a conocer los hechos que se imputan" a su defendido. Por su parte, el letrado Gómez Rey, explicó que se trata de un defecto "plenamente subsanable" que sólo obtuvo como respuesta una llamada de atención por parte del juez que instruye el caso.

Después de comparecer Ramón Mejuto, lo hicieron los testigos. El que fuera director financiero de Hércules de Armamento en su primera etapa y un asesor de Gómez Rey dieron al juez su versión de los hechos que se le imputan al director de la empresa. Desde el Juzgado contactaron con el abogado de Mejuto, que ya había abandonado el edificio para que estuviera presente durante las declaraciones de los testigos y evitar así la indefensión del imputado, pero decidió no acudir.

Origen del conflicto

Las desavenencias entre socios surgieron apenas cinco meses después de crearse la sociedad. En abril, Mejuto decidió cesar de su cargo a Gómez Rey y a otros dos ejecutivos de la empresa para dar entrada a su hijo, Jorge Mejuto, en calidad de apoderado. El pasado mes de julio forzó la expulsión de Gómez Rey del capital de Hércules de Armamento por medio de una operación acordeón. Pero un mes antes, ya apartado de la empresa, Gómez Rey había solicitado ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 de A Coruña una auditoría a Hércules de Armamento por su disconformidad con las cuentas. Este verano contraatacó y presentó las querellas por las que ahora se juzga al director de Hércules de Armamento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad