Último golpe de la división inmobiliaria a San José: 80 millones en pérdidas

stop

Los accionistas dan luz verde a la entrada de la banca y a la amputación del área de negocio, que supone para la constructora rebajar en 1.329 millones su deuda

Jacinto Rey, presidente de Grupo San José | EFE

en A Coruña, 24 de junio de 2015 (16:51 CET)

San José abre nueva etapa. El grupo constructor que dirige Jacinto Rey ha zanjado la refinanciación de su astronómica deuda, adquirida por la compra de la inmobiliaria Parquesol, y ha encajado el último golpe de la área de negocio que ha lastrado sus resultados año tras año. El impacto de San José Desarrollos Inmobiliarios, el holding que aglutina las inmobiliarias en quiebra que se quedará la banca, ha sido de 80 millones. Lo explicita San José en un escueto epígrafe de su comunicación a la CNMV en el que figura un resultado negativo de 80,2 millones del área inmobiliaria.

El año anterior, esta misma área había registrado 157,2 millones en pérdidas y San josé Desarrollos Inmobiliarios presentaba un patrimonio neto negativo de 268 millones. El desarrollo de este negocio, que coincidió prácticamente con la salida a bolsa de la compañía gallega, fue el motivo de un endeudamiento imposible de sufragar para Jacinto Rey, que aplazamiento a aplazamiento, acabó entregando el negocio inmobiliario a la banca.

La sangre vuelve a fluir por San José

A cambio de ceder poder en el grupo, obtiene dos compensaciones clave para asegurar la viabilidad. Por un lado, la deuda de San José se reduce extraordinariamente, pasando de los 1.623 millones que acumulaba a cierre de 2013 a los actuales 297,1 millones. La refinanciación le permite, por tanto, reducir en 1.329 millones el endeudamiento.

Por otra parte, explica la compañía, la reestructuración financiera "adecúa los vencimientos de deuda a la generación de flujos futuros", que es lo mismo que decir que podrá atender a las responsabilidades de pago. Al mismo tiempo, "dota a Constructora Sanjose y sus filiales de líneas de financiación de circulante, (avales, descuento y confirming por importe total de 425 millones de euros) en volumen suficiente para el correcto desarrollo de su actividad en los próximos años, y para abordar una nueva etapa de crecimiento".

Abrazados al mercado exterior

¿Qué argumentos tiene San josé para crecer? Principalmente una área de construcción, el negocio tradicional, muy internacionalizada y una abultada cartera. El vuelco en el último lustro ha sido espectacular. En 2010, la constructora obtenía el 80% de sus ingresos en el mercado doméstico, mientras que a cierre de 2014 el negocio internacional reporta el 43% de la facturación.

La tendencia continuará porque la mayoría de la actual cartera del grupo, que asciende a 1.918 millones, se sitúa en el exterior, 1.014 millones son contratos en el extranjero y el resto, en España.

Facturación a la baja

La facturación ha caído en el pasado ejercicio hasta los 465 millones, un 11,6% menos, y es previsible que siga en descenso ya que el área inmobiliaria que pasará a manos de la banca aportaba el 7% de los ingresos, sobre todo, por las ventas en Chile. En todo caso, el área más representativa del grupo sigue siendo la construcción, que supuso en 2014 el 78% de los ingresos.

El ejercicio se cerró para San José con nueva vida, pero, una vez más, con pérdidas de 122,7 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad