Sede de Inditex en la localidad coruñesa de Arteixo. ED

Turquía, plaza fuerte de la red de proveedores de Inditex, en recesión

El PIB del país sobre el que se asientan unos 180 proveedores de Inditex encadena su segundo trimestre consecutivo de caídas

La crisis vuelve a golpear a Turquía. El Producto Interior Bruto (PIB) del país retrocedió un 2,4% entre los meses de septiembre y diciembre y cerró su segundo trimestre consecutivo a la baja, lo que marca la entrada oficial en recesión de un país en el que se asienta buena parte de la red de proveedores de Inditex.

Según los datos relativos al año 2017, la multinacional con sede en Arteixo realizó compras a un total de 177 empresas turcas, una cifra tan solo superada por España y China. Estas operan a través de su red de 1.459 fábricas en las que trabajan un total de 213.711 trabajadores.

El Gobierno prevé crecer más en 2019

La entrada en recesión (el FMI determina que todo país entra en esta situación cuando encadena dos trimestres seguidos con caídas del PIB) no impidió que la economía turca cerrase en positivo en el balance de todo el año pasado. Su producto interior bruto se elevó un 2,6% en 2018, casi tres veces menos que en el año 2017 (+7,4%), aunque el Gobierno espera que la economía vuelva a pisar el acelerador en 2019.

"Los datos actuales de 2019 apuntan a una tendencia de recuperación rápida de la economía, reflejando el carácter temporal de la desaceleración del crecimiento", subrayó el ministro de Economía y Finanzas de Turquía, Berat Albayrak, quien vislumbra una "recuperación moderada" impulsada por el aumento de las exportaciones y de los ingresos turísticos.

Turquía arrebata pedidos de Inditex a Portugal

La crisis en Turquía coincide en un periodo de fuerte depreciación de su divisa, la lira turca. Esta ha perdido un 22% de su valor frente al euro en los doce últimos meses, algo que encarece sus importaciones, pero da alas a sus exportaciones, que se hacen más baratas en el exterior.

Tanto es así que el desvío de pedidos de Inditex a este país y Marruecos en detrimento de sus proveedores portugueses ha desatado una crisis en el textil luso. La Confederación Portuguesa de Pequeños Empresarios (CPPME) lamentó el cierre de una decena de talleres en el país vecino tras el giro de Inditex hacia proveedores turcos y marroquíes. La industria textil lusa trasladó su preocupación al propio Ministerio de Economía, que emplazó a Inditex a abrir un diálogo para conocer sus planes de futuro en el país.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad