Triacastela, ¿la mejor caliza del mundo?

stop

Toda una mitología rodea a la cantera de Vilavella, que ofrece uno de los mejores materiales para la fabricación de cemento de Europa

06 de abril de 2014 (05:06 CET)

Dicen los vecinos que es, probablemente, la mejor cantera de Europa. La mina que explotaba Cementos Cosmos en Triacastela ofrece un material perfecto para la fabricación de cemento. En la planta de Oural, que se abasteció durante décadas de su caliza, las pruebas de laboratorio marcaban una riqueza próxima al 96%. Esto quiere decir que superaba ampliamente los estándares de calidad y que, además, podía ser utilizada para cementos especiales que se venden a mayor precio en el mercado.

No es de extrañar el interés de la cementera del grupo Votorantim por conservar la explotación de la mina, a pesar de haber dejado prácticamente paralizada la fábrica sarriana. En un estudio presentado por Cosmos, se estima que restan diez millones de toneladas por extraer en Vilavella aunque, según relatan los trabajadores de Oural, estudios independientes elevan esta cifra a casi 90 millones.

Piedra lucense para el Apóstol

Pero además de por la calidad de su caliza, la mina de Triacastela está rodeada de historia. Aparece en los libros de Álvaro Cunqueiro, por ejemplo, que relata como los peregrinos que se dirigían a Santiago cogían “una piedra caliza en Triacastela” y la llevaban a un horno en Arzúa para hacer la cal.

El blog Y el Arco de los Deseos apunta que esta tradición proviene del material de Triacastela que se llevaba para la construcción de la Catedral de Santiago, una tarea a la que los peregrinos contribuían llevando cada uno una piedra lucense hasta tierras compostelanas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad