Tres millonarios inesperados se cuelan en el top 100 de España

stop

Leopoldo Fernández Pujals celebra su pelotazo con la venta de Jazztel y los Comenge sacan provecho a sus aciertos en bolsa. También sorprende el metalúrgico Alfonso Gallardo que se enriquece más pese a las dificultades económicas y los ERE en sus empresas

El nuevo millonario Leopoldo Fernández Pujals (derecha). | EFE

04 de noviembre de 2014 (21:01 CET)

Nadie los esperaba con la fuerza con la que llegaron. Son ricos desde hace décadas pero los aciertos de sus inversiones durante el último año los han catapultado al selecto grupo de los 100 hombres más ricos de España, una lista que elabora Forbes y en la que algunos no quieren estar. De hecho, al menos dos empresarios han presionado para que los quiten de la lista de los hombres más acaudalados del país, según el patrimonio declarado.

El empresario Leopoldo Fernández Pujals, cubano, estadounidense y español, dio el mayor pelotazo del año con la venta de Jazztel a Orange en septiembre pasado. Fernández Pujals se llevó al bolsillo nada menos que 400 millones de euros con la operación. Ahora su fortuna asciende a los 650 millones de euros y es oficialmente el rico número 63 de España, cuando el año pasado ni siquiera aparecía en la lista Forbes.

Fernández Pujals ya tenía experiencia con ventas que lo han catapultado. En 1999 se deshizo de Telepizza, una operación con la que se embolsó 300 millones de euros.

Inversores expansivos


José Ignacio y Alberto Comenge Sánchez-Real han sido dos grandes triunfadores de la bolsa este último año. No son empresarios ampliamente conocidos pero su patrimonio ha dado un importante salto durante los últimos meses. Además de su participación en Ebro Foods, mantienen acciones en diversas y distintas empresas como Ence, Cie Automotive y CVNE.

La inversión en Cie Automotive ha sido uno de los grandes aciertos de José Ignacio. La cotización se ha duplicado desde finales del año pasado. Mientras la mayoría de ricos han hecho inversiones discretas y reducido los riesgos, los tentáculos de los Comenge se han expandido y hoy se visualizan los frutos: ocupan el puesto número 91 de los más adinerados de España.

Más rico en las dificultades

Otra de las sorpresas (además de Julio Iglesias, puesto 47, que amasa fortuna no sus discos sino por sus propiedades inmobiliarias) es Alfonso Gallardo, el empresario metalúrgico extremeño que el año pasado despidió a 117 trabajadores y rebajó el 25% del sueldo a otros 400.

También conocido como “el chatarrero”, la primera fortuna de Extremadura (450 millones de euros, puesto 82) también arrastra 1.500 millones de deudas, un aspecto que no mide el ránking de Forbes. Los elaboradores de la lista explican que sólo trabajan en base a activos disponibles a nombres de sus empresas. No toman en cuenta gastos corrientes, cuentas bancarias ni sociedades opacas en el extranjero. Por eso no aparece ninguno de los Pujol en la lista, claros candidatos a aparecer en el ránking. Tampoco figura el Rey Juan Carlos, que el año pasado reconoció tener patrimonio a su nombre pero ha declinado amablemente hacer públicas sus posesiones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad