Tres fondos buitre doblegan a Slim y se lo llevan crudo en Realia

stop

REDONDA JUGADA ESPECULATIVA

El magnate mexicano Carlos Slim I EFE

desde Madrid, 15 de diciembre de 2015 (02:00 CET)

Lo que cuesta a cualquier empresa obtener beneficios en sus negocios, y llegan los fondos oportunistas y los consiguen casi sin mover un dedo, en un abrir y cerrar de ojos.

Aunque el magnate mexicano Carlos Slim –tras tomar el control de FCC y ganar a Georges Soros la guerra de opas por Realia–, puso sobre la mesa de la negociación con Fortress, King Sturge y Goldman Sachs que la quita, sobre los más de 800 millones de la deuda del negocio promotor de la inmobiliaria, fuera de al menos el 20%, al final tan solo ha sido del 9%.

De esta manera, los tres fondos se van embolsar unas plusvalías de casi 300 millones de euros en dos años. La diferencia entre los 450 millones que pagaron por comprar la deuda a la Sareb y a varios bancos españoles y los 732 millones que finalmente van a cobrar de aquí a mayo de 2016. En virtud de los porcentajes que cada fondo, Fortress se se llevará casi 470 millones, King Sturge unos 230 y algo más de 100 irán a parar a Goldman Sachs.

Quita irrisoria

Tras el tira y afloja que las partes han mantenido en estos últimos meses, Slim, a la vista de las posturas intransigentes de los fondos, ha pactado una quita irrisoria, incluso inferior a la que estos fondos buitre hubieran aceptado hace unos meses de haber salido adelante la opa de la socimi Hispania sobre Realia.  

De no haberse entrometido Slim y haber salido adelante la opa de la sociedad controlada por los inversores estadounidenses Georges Soros y John Paulson, los tres fondos –Fortress (CF Aneto), King Sturge (Puffin Real Estate) y Goldman Sachs– hubieran recibido 313 millones de euros por cancelar la mitad de la deuda y se mantendrían como acreedores de los 400 millones restantes.

Ya han cobrado 365 millones

Ahora, la cosa les ha ido mucho mejor a los fondos. Por cancelar los casi 803 millones del total de la deuda que resta por amortizar se embolsarán 732 millones de euros. El pasado viernes ya recibieron 365, el 29 de enero Realia debe pagar 88,96 millones, un mes después otros 94 y el 30 de junio de 2016 –un mes antes de la fecha inicialmente prevista para amortizar el total del sindicado– un remate de 18,18 millones de euros.

Sabedores de que Realia tenía en la caja más de 600 millones de euros –la mayoría, los  559 millones que obtuvo, en julio de 2014, tras vender la participación de su filial SIIC de París al fondo Eurosic–, lo único que han hecho ha sido tensar la cuerda, reduciendo el porcentaje de la quita en cada reunión, para que Slim decidiera en qué momento y por cuánto se cerraba el acuerdo.

Caja reducida a 255 millones

Como la promotora contaba con unos 620 millones de euros de tesorería, el primer pago de 365 millones de euros efectuado el pasado viernes ha dejado la caja reducida a 255 millones de euros.

Podría haberse tirado de esta cantidad para afrontar el segundo pago el próximo 29 de enero, por casi 89 millones, pero el consejo de Realia ha optado por llevar a cabo una ampliación de capital para conseguir ese importe. Se emitirán 153,38 millones de nuevas acciones a 0,58 euros por título. Precio que arroja un descuento del 22% respecto a los 0,75 euros a los que cotiza actualmente la inmobiliaria.

Slim pone 30 millones y lo que haga falta

El martes 15 de diciembre se abrirá el plazo de suscripción preferente de nuevas acciones, que serán suscritas tanto por FCC como por el propio Carlos Slim, accionistas de referencia de Realia con el 36,8% y el 25,1%, respectivamente.

El mexicano deberá desembolsar 22 millones por su participación directa en Realia más otros 8,4 millones de manera indirecta por el 25,63% que el magnate mexicano ostenta en FCC. Y podría ser algo más, al comprometerse a suscribir las acciones que quedaran sin suscribir, aportando como garantía su propia empresa, la inmobiliaria Carso.

Simbólica aportación de Bill Gates

También de manera indirecta, Bill Gates, fundador de Microsoft, deberá hacer una pequeña aportación de casi 2 millones de euros para no ver diluido el 5,7% que posee en la constructora presidida por Esther Alcocer Koplowitz.

En cuanto a los dos pagos restantes, de 94 y 184 millones –comprometidos el 29 de febrero de 2016 y el 30 de mayo–, y al no contar Realia con recursos propios para afrontarlos, se buscará financiación o se lanzarán nuevas ampliaciones de capital.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad