La nueva directiva aspira a colocar al Básquet Coruña en la máxima categoría del baloncesto nacional

Tres directivos de Inditex para llevar al Básquet Coruña a la ACB

stop

Roberto Cibeira, Enrique Muñoz y Fernando Rey, tres altos cargos en Inditex, preparan la conversión del Básket Coruña en SAD

A Coruña, 12 de junio de 2018 (04:55 CET)

El ICL Manresa fue este año el verdugo del Básquet Coruña en la lucha por hacerse con una plaza para jugar en la ACB, la máxima categoría del baloncesto nacional. La próxima temporada volverá a competir en la LEB Oro, aunque la directiva del club, encabezada por su nuevo presidente, Roberto Cibeira, aspira a codearse en un futuro con gigantes como Real Madrid, Barcelona o Baskonia.

Para lograr este objetivo, el máximo dirigente del club ha conformado una junta en la que figuran otros dos ejecutivos provenientes de la firma textil. Se trata de Enrique Muñoz Lagarón, que hará las veces de secretario, y Fernando Rey Figueiras, que ejercerá como tesorero.

Cibeira, compaginará su labor de presidente del club con sus responsabilidades al frente de la división inmobiliaria de Pontegadea, la sociedad que gestiona el patrimonio de Amancio Ortega, fundador de Inditex, de la que también es consejero. Enrique Muñoz pertenece a la asesoría jurídica y figura como apoderado en 65 sociedades vinculadas al gigante texil, mientras que Fernando Rey Figueiras es director internacional del Área Europa de la multinacional con sede en Arteixo.

Conversión en SAD

El proyecto que tiene en mente para el club la nueva directiva fija como un objetivo a corto y medio plazo la conversión del Básquet Coruña en Sociedad Anónima Deportiva (SAD), uno de los requisitos que exige la ACB para jugar en la máxima categoría, pero también una figura que facilita al club “unos fondos estructurales adicionales que, bien gestionados, nos permitirán afrontar imprevistos que hoy en día serían imposibles de superar, por ejemplo la cancelación de un patrocinador o los retrasos en pagos de subvenciones de la Diputación”.

En la cabeza tienen una cifra: 1,7 millones de euros. Ese es el capital mínimo exigido para jugar en ACB. “Aunque el proceso de conversión es largo, nuestra idea es tratar de iniciarlo a lo largo del mes de julio, o a más tardar en septiembre”, apuntan desde la institución. El equipo de gestión es de primera categoría. Ahora solo falta que también lo sea el club. Y para eso trabajan ya.

Hemeroteca

Inditex
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad