Tragsa, un ERE para 800 empleados públicos y beneficios de 34 millones en dos años

stop

La empresa perteneciente a la SEPI plantea el despido de 113 de los 294 trabajadores fijos que tiene en Galicia

Pancarta en la sede de Tragsa en León | UGT

02 de noviembre de 2013 (00:14 CET)

Caso práctico de empresa saneada, en beneficios durante los dos últimos años, en total algo más de 34 millones de euros, que con las expectativas de negocio a la baja, activa un ERE precisamente con el argumento de lo que está por venir. Tragsa, una de las joyas de la corona del sector público, perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que entre matriz y filiales, como Tragsatec, cuenta en Galicia con unos 500 trabajadores, ha activado un ERE que afecta en total de 836 trabajadores en toda España (113 fijos en Galicia).

Tragsa ha alegado para justificar el ajuste de plantilla una drástica caída de los ingresos, que le llevarán a incurrir en unas pérdidas de 17 millones de euros al final de este ejercicio, y argumenta que el coste de personal, principal partida de gasto, no se ha reducido acorde a la fuerte caída productiva y al descenso de la cifra de negocio. Respuesta sindical: un paro general el próximo día siete. Pero, ¿cómo están las tripas de Tragsa?

Beneficios a la mitad

Es cierto que, con la crisis, el volumen de negocio de la compañía se ha contraído durante los dos últimos años, pasando de los 618,5 millones de ventas en 2011 a una facturación de 482,7 al cierre del año pasado. Pero es una empresa en beneficios. Al menos, durante los dos últimos años, evolución que apuntala años de ganancias, como una de las escasas empresas de la SEPI que, históricamente, presentaba resultados positivos en sus cuentas. Sus beneficios cayeron a la mitad en 2012, cuando firmó unas ganancias netas de 11,2 millones, frente a un resultado de 23 millones de euros en 2011.

Pero en su balance, lo más acusado no son los aumentos de los gastos de personal, como apunta la empresa para justificar el ERE, partida que se redujo el año pasado sensiblemente, sino las drástica caída de sus ingresos financieros, es decir, los derivados de diversas participaciones e instrumentos de patrimonio (léase inversiones en productos financieros, por ejemplo) que se redujeron a la mitad: de 24,5 a 12,5 millones de euros.

Sector público como cliente


El resultado financiero ascendió a 8,1 millones de euros y, según la memoria de la compañía, entre otras partidas recoge los dividendos del ejercicio 2011 pagados en 2012 de la filial Tragsatec por importe de 9,8 millones de euros. Tragsa explica que, sin estos apuntes, el resultado financiero sería negativo por 1,6 millones, “debido a la disminución de los excedentes de tesorería susceptibles de rentabilizar y al mayor uso a lo largo del ejercicio de las pólizas de crédito disponibles”.

El Estado y las comunidades autónomas son, por tipo de cliente, los que mayor peso suponen respecto a la cifra de negocios, un 49% y un 44%, respectivamente. El Ministerio de Agricultura, la Junta de Andalucía, Generalitat Valenciana y Xunta son sus principales clientes, generando un 61,8% de la actividad de Tragsa.

La Sociedad ya apuntaba en su memoria que preveía “reducir la cifra de negocio en 2013 en algo más de un 8%, consecuencia del duro entorno económico en que nos movemos y de la reducción de la inversión de las Administraciones de la que es medio propio”. Ahora, la otra consecuencia no advertida es un ERE para nada menos que 800 trabajadores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad