Tragsa consigue el crédito del ICO para construir el Parador de Muxía

stop

La obra, que fue comprometida tras el 'Prestige' no figuraba este año en los Presupuestos Generales del Estado 

19 de abril de 2012 (00:46 CET)

La promesa del parador de Muxía se hará realidad tras años de espera y a pesar de los malos augurios. La empresa pública Tragsa, perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) será la encargada de construir los paradores de Muxía y Molina de Aragón, según confirmó el presidente de este organismo, Ramón Aguirre. La compañía cuenta ya con la financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

En una comparecencia en la comisión de presupuestos del Congreso, Aguirre señaló que el anterior Ejecutivo socialista encargó a Tragsa la “sorprendente” misión de construir estos dos paradores pese a tratarse de una empresa centrada en el desarrollo rural.

La Sepi autorizó a Tragsa a solicitar un crédito del ICO que, según informó Aguirre, “ya ha sido concedido”. El único paso que resta ahora para comenzar con las obras es el visto bueno de Tourespaña.

Una promesa que trajo el 'Prestige'

La historia del parador de Muxía es larga y está llena de curvas. Fue comprometido a raíz de la catástrofe del Prestige (2002) con el objetivo de revitalizar la zona. Fue Zapatero quien adjudicó la obra a Tragsa, aunque esta nunca se puso en marcha durante su mandato.

La alarma surgió a finales del año pasado cuando comenzó a especularse con que el parador de Muxía no tendría ninguna partida asignada en los presupuestos del Estado. Efectivamente, así era de forma nominal. A pesar de las críticas y de las sospechas de una posible privatización, el Gobierno gallego aseguró que existía una partida de 10 millones de Euros que Tourespaña poseía y que estarían destinados a la construcción de cinco paradores.

El concello de Muxía siempre mantuvo la esperanza en que las obras comenzarían este año. De hecho, se amparaban en que Tragsa ya había adelantado una partida de 158.000 euros por la licencia de obra, que en total reportará a las arcas municipales casi 817.000 euros.

Revitalizar la zona

El alcalde de Muxía, Félix Porto, aseguró a este digital la importancia estratégica que tendrá la construcción del parador. “Sólo hay que ver como revitalizó la zona el parador de Santo Estevo. En primer lugar, sólo la construcción generará puestos de trabajo y contrataciones”, explicó. “Luego hay que tener en cuenta que entre A Coruña y Santiago no hay ningún establecimiento de este tipo que oferte un turismo de calidad”, convino.

Agujero en Paradores

Durante su comparecencia en el Congreso, el presidente de la Sepi aprovechó para manifestar que, “seguramente” ambos paradores no se hacen con cargo a los fondos públicos y se encargan a Tragsa debido “a un agujero de cien millones de euros en Paradores que ha tenido que pedir un crédito para pagar a 4.500 empleados”.
 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad