Protesta de los trabajadores de Frigolouro por la situación de los "falsos autónomos" que trabajaban para Coren / CIG

Trabajo reclama más de 25 millones a Coren por sus ‘falsos autónomos'

stop

Las liquidaciones provisionales de la Inspección ascienden a 18 millones en las instalaciones de Ourense y a 7,2 millones en la planta de O Porriño

Rubén Rodríguez

Economía Digital

Protesta de los trabajadores de Frigolouro por la situación de los "falsos autónomos" que trabajaban para Coren / CIG

en Ourense, 01 de marzo de 2019 (05:00 CET)

La ofensiva de la Inspección de Trabajo contra los llamados falsos autónomos del sector cárnico está dejando tras de sí millonarias actas de liquidación que, si la batalla jurídica que han emprendido las empresas no lo remedia, provocarán sonoros quebrantos en algunas de las principales compañías del ramo. Una de ellas es Coren, el grupo ourensano que factura 1.000 millones anuales y que contaba en su planta central de Ourense, en O Porriño (Frigolouro) y en Lugo (Novafrigsa) con unos 1.100 autónomos procedentes de la cooperativa de trabajo asociado Servicarne.

La compañía de Manuel Gómez-Franqueira ya ha integrado a estos trabajadores en su plantilla, una vez la Inspección determinó su situación irregular y la Seguridad Social comenzó a dar altas de oficio por toda la geografía española. Sin embargo, tiene pendiente de resolver las actas de inspección derivadas, cuyas liquidaciones provisionales se elevan a cuantías millonarias.  

Más de 25 millones por las cuotas atrasadas

Según las actas a las que ha tenido acceso este medio, la Inspección propone una regularización de 18,08 millones para las instalaciones ourensanas. En este importe se incluyen las cuotas a la Seguridad Social impagadas –pues los trabajadores cotizaban como autónomos— y “otros conceptos de recaudación conjunta”, además de “un 20% de recargo por falta de ingreso en el plazo reglamentario”.

En el caso de Frigolouro, la planta de Coren en O Porriño, la liquidación provisional por los mismos conceptos asciende a 7,2 millones, de manera que la factura total para el grupo ourensano superara los 25 millones. Sin embargo, la cuantía es todavía más elevada, ya que Coren sufrió el mismo procedimiento en Novafrigsa, su centro de procesado de carne de Coeses (Lugo). Según fuentes sindicales, la factura supera los 5 millones, aunque este medio no pudo acceder al acta.

Sada, Coren o Cogal se beneficiaron de los 'falsos autónomos'

El grupo ourensano es uno de los afectados por la ofensiva que en todo el Estado ha librado la Inspección de Trabajo a raíz de una lluvia de denuncias impulsadas por los sindicatos. En Galicia han corrido la misma suerte empresas como Cogal o Grupo Sada, todas forzadas a integrar a los falsos autónomos en sus plantillas. Las elevadas cuantías de la liquidación, que incluye cuatro años de cuotas atrasadas, pueden llevar a algunas de las empresas afectadas al límite y provocar cierres, según explican fuentes del sector.

Prácticamente todas han recurrido las liquidaciones y las primeras resoluciones se conocerán a comienzos del verano, lo que supondrá, previsiblemente, el pistoletazo de salida a una dilatada batalla judicial.

Los trabajadores, ahora integrados en el régimen general, operaban en las plantas como autónomos y, en consecuencia, fuera de convenio, sin indemnización por despido ni vacaciones. En definitiva, sin más cobertura que la que se granjeaban ellos mismos a través de sus cotizaciones. En Galicia la mayoría, más de un millar, procedían de la catalana Servicarne, a la que actualmente la Inspección de Trabajo considera una falsa cooperativa.

Hemeroteca

Coren
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad