La ministra de Industria, Reyes Maroto, junto al presidente del comité de empresa de Alu Ibérica en A Coruña, Juan Carlos López Corbacho

Trabajadores de Alu Ibérica: “Nadie coge el teléfono en el Ministerio”

La plantilla de A Coruña y Avilés pide explicaciones al Gobierno por la venta, que Parter negoció dos meses después de comprar las plantas de Alcoa

Estupor en los trabajadores de las antiguas plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés, después de que el fondo suizo Parter anunciara la venta a Grupo Industrial Riesgo de las factorías que compró a finales de julio del año pasado. Un correo enviado por Parter alertó a la plantilla de la llegada del nuevo socio industrial, una sociedad que ya había pujado por hacerse con las plantas (las dos) durante el proceso de venta que siguió la multinacional norteamericana y que tuteló el Ministerio de Industria. Una reunión al día siguiente con Riesgo a la que no acudieron representantes de Parter confirmó que, más que un socio, era un el nuevo dueño, al hacerse con el 74,5% del capital.

El nuevo propietario informó a la plantilla de que llevaba manteniendo contactos con Parter desde septiembre del año pasado, dos meses después de que se produjera una venta en la que el fondo suizo no pagó nada más allá de su compromiso de preservar el empleo y las condiciones de los trabajadores durante dos años. Alcoa había reservado millones para reactivar las cubas de electrolisis e impulsar el plan industrial de Parter.

Sin respuesta en el Gobierno

Ahora, los trabajadores piden explicaciones al Ministerio de Industria. “Llevamos llamando todo el día y nadie nos coge el teléfono”, se lamenta Juan Carlos López Corbacho, presidente del comité de empresa de la planta de A Coruña. Para la plantilla, la operación es “insolidaria”, pues se produce en medio de la pandemia por coronavirus que ha dejado más de 18.000 fallecidos en España y ha puesto patas arriba la economía. Pero además, es sospechosa. “El Ministerio se comprometió a fiscalizar todo el proceso de entrada de Parter para asegurar la viabilidad de las plantas a futuro. Es tan grave que no se enterara de esta situación como que lo supiera y no nos lo trasladara”, dice el comité coruñés.

“Estamos pidiendo explicaciones y no nos cogen el teléfono. Acabamos de pedir por escrito que se reúna la mesa que estaba conformada para asegurar la viabilidad de las plantas y seguimos esperando que nos contesten. Necesitamos que el Gobierno se posicione y nos diga qué está pasando aquí, que dé las garantías y sea el aval de este proceso”, insisten.

Más de seis meses de negociación costó cerrar la venta de las antiguas plantas de Alcoa con garantías para que hubiese continuidad en los puestos de empleo y en la actividad de las factorías. Después de todo aquel proceso, donde se implicaron la empresa, el Gobierno, la Xunta y el Principado, los trabajadores no entienden que no se esté fiscalizando esta operación y que el Ministerio de Industria no intervenga.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad