Todos son “ex” para la presidencia

stop

Las propuestas de los grupos accionariales en liza intentan tender puentes con Galicia y con el sector financiero, clave en el futuro de la compañía

Juan Manuel Urgoiti

11 de septiembre de 2013 (02:00 CET)

Ya sea por su lejanía con todo lo que tenga que ver con la historia de Pescanova, por sus vínculos con el mundo financiero, que tanta falta harán a partir de ahora, o por ciertos anclajes biográficos con Galicia, lo cierto es que en las propuestas para optar a la presidencia de la multinacional pesquera por parte de al menos dos grupos accionariales, los perfiles de los candidatos se conjugan en pasado. Lucen los ex, con acrisolado pedigrí empresarial e incluso político, cuando no algunos que rebasaron la edad de jubilación hace lustros.
 
Uno de los casos más llamativos es Juan Manuel Urgoiti (Madrid, 1939), de salida de casi todo, después de haber sido presidente del Banco Gallego en su etapa en manos privadas hasta su nacionalización o vicepresidente y consejero de la Acciona de los Entrecanales hasta hace unos años. Urgoiti sigue, eso sí, en el consejo de administración de Inditex, pero su preocupaciones han estado mucho más cerca del mundo del arte que del pesquero. Lo proponen los opositores Damm, Iberfomento y Luxempart, que tienen todavía más despejado el camino tras la renuncia por carta de Manuel Fernández de Sousa-Faro a presentarse.

También ex políticos y ex consejeros

Otro histórico es José Manuel Otero Novas, vigués con residencia en Madrid, ex ministro, y consejero de San José hasta junio del año pasado. En la constructora de Jacinto Rey compartió sillón en el consejo hasta esa fecha con Alfonso Paz-Andrade, histórico consejero delegado de Pescanova y hoy uno de sus accionistas significativos. Aunque está fuera de la política activa, Otero Novas colecciona cargos: director general de Política Interior con Fraga Iribarne, tras morir Franco; subsecretario técnico del presidente del Gobierno en Julio 1976, cuando Suárez asume la Presidencia, hasta las primeras elecciones generales, y ministro de la Presidencia desde julio de 1977 (celebradas las primeras elecciones) hasta abril de 1979 (tras aprobación de la Constitución).

Otero Novas, propuesto por el fondo norteamericano Cartesian y los minoritarios, también fue ministro de Educación desde abril de 1979 hasta septiembre de 1980. Entre otros hitos, impulsó el Estatuto de Centros Escolares, decretó la libertad de enseñanza y puso en funcionamiento 930.000 nuevos puestos escolares públicos. El vigués fue diputado en varias legislaturas por UCD y PP hasta 1993, siendo su último cargo político el de portavoz de Presupuestos del PP.

Gallegos lejos de Galicia

Otro ex en la misma terna: Rodríguez Bereijo. Lucense de Cedeira, es un hombre con fama de tolerante, que sabe escuchar. Catedrático Emérito de la Universidad Autónoma de Madrid, fue consejero del Tribunal de Cuentas (1986‐1989), magistrado del Tribunal Constitucional (1989‐1998), presidente del Alto Tribunal (1995‐1998) y, con posterioridad, miembro del Consejo de Estado (2000‐2004).

A Baldomero Falcones, muy alejado de Galicia, le sucede tres cuartos de lo mismo. El veterano ejecutivo se llevó un buen pellizco de FCC, la constructora que pilotó hasta este año, cuando fue cesado. FCC abonó una indemnización "pactada" de 7,5 millones de euros a su ex presidente y ex consejero delegado por "resolución anticipada de contrato", según consta en el informe de resultados semestrales del grupo. Baldomero Falcones fue relevado a principios de este año como primer ejecutivo de la compañía de construcción y servicios de la compañía, tras cinco años en el cargo, para el que había sido nombrado en diciembre de 2007.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad