Tino Fernández y el dueño de Bricoking acudirán a la ampliación de capital del Deportivo

stop

Novagalicia, principal acreedor después de Hacienda, es el más reticente a cerrar el acuerdo y capitalizar deuda

Tino Fernández, en el centro, junto con sus consejeros | EFE

12 de marzo de 2014 (22:38 CET)

Constantino Fernández, el presidente de Altia y del Deportivo, ata los últimos flecos de la operación de rescate que afronta el club y que pasa, una vez resueltas las diferencias con Hacienda, por alcanzar un acuerdo con los dos principales acreedores, NCG y Banco Sabadell Gallego. El plan está ya dibujado y contempla una ampliación de capital de entre seis y siete millones de euros, de los que la banca cubrirá un tercio al convertir parte de la deuda.

Se da por hecho que Constantino Fernández acudirá a la cita, informan fuentes conocedora de las conversaciones. La duda estriba en si lo hará también a través de la empresa que preside, Altia, un equipo que, conjuntamente, ya posee cerca del 1% de las acciones. La intención del sucesor de Lendoiro en el centro de mando del club herculino es acudir a la ampliación con su propio patrimonio, “con todo lo que pueda”, dicen las mismas fuentes.

Accionistas de referencia

En el caso de Altia, la postura oficial de la empresa es que la posibilidad de embarcarse en la operación de capital no está ahora mismo “sobre la mesa”. La vocación de Tino Fernández desde que aterrizó en el Deportivo es mantener separadas sus responsabilidades empresariales de la gestión del club, dicen fuentes de las negociaciones. De momento, aseguran, será él quien dé el paso al frente.

En la operación también participará el dueño de Brickoking y nuevo responsable del área comercial del club, Juan José Jaen. Altia y la cadena de bricolaje, junto a sus dos presidentes, sumarían ya cerca de un 2% del accionariado, por encima del mayor accionista, Hijos de Rivera, que concentra el 1,6% del capital. En realidad, apenas 11 empresas se reparten un 10% del capital social del club, en el que también está Inditex con una pequeña participación.

Las reticencias de NCG

Dibujadas las líneas maestras del rescate y a la espera de Novagalicia dé el sí definitivo al plan diseñado el pasado viernes y que cuenta con el visto bueno de Hacienda, se barajan varias posibilidades para llevarlo a cabo. Entre ellas, está sobre la mesa una especie de operación acordeón. Consistiría en reducir el valor de las acciones de 16 euros a 1, para posteriormente ampliarlo en 15 euros, de tal manera que se restablecería su valor nominal.

Con estas cartas en la mano la pelota está en el tejado de Novagalicia, la más reticente a capitalizar deuda en la ampliación de capital. La entidad, con una deuda reconocida de 26,6 millones frente a los 9,49 millones de Sabadell Gallego, se encuentra en la antesala de un proceso de desinversiones tras su adquisición por Banesco.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad