El presidente del Deportivo, Tino Fernández, en una imagen de archivo

Tino Fernández toca la cara a Lendoiro en su despedida del Dépor

El presidente saliente del Deportivo reivindica su labor económica al frente del club y arremete contra la "mala gestión" de la anterior directiva

Tino Fernández ha aprovechado la Junta General Extraordinaria de Accionistas del Deportivo de La Coruña para hacer balance de sus cuatro años de gestión. El presidente saliente del conjunto herculino ha reivindicado su gestión económica de un club que había protagonizado “el mayor concurso de acreedores de la historia del fútbol” por la “mala gestión” de su predecesor en el cargo, Augusto César Lendoiro.

“Nosotros vinimos al Dépor el año del 31 de julio. Aquel mes de julio había jugadores en huelga que no quisieron jugar un partido de pretemporada. Fuimos la mayor suspensión de pagos del fútbol español por mala gestión y por la permisividad de administraciones públicas, en concreto, la Agencia Tributaria”, criticó Tino Fernández, en referencia a Augusto César Lendoiro.

El también presidente de Altia puso en valor la reducción de la deuda, que ha descendido de 160 a 82 millones de euros, que además, se encuentra “reestructurada, con otros importes y plazos y, sobre todo, a otro acreedor, Abanca [declaró sentirse en “deuda eterna” por la ayuda de la entidad], cuya relación con el Deportivo es de patrocinio”, defendió Fernández, que ensalzó el haberse desprendido de acreedores que trataban al club “como a un preso de Guantánamo”.

Otro de los logros en el “haber” de su gestión está, según Tino Fernández, el haber normalizado las relaciones institucionales del club. “Cuando llegamos a nuestra primera reunión de la Liga en Valencia, sufrimos referencias a la gestión temeraria del Dépor en el pasado y se decía que éramos unos morosos”, recalcó Tino Fernández, que ha asegurado que esa situación se ha revertido durante su mandato.

Elogios a Negreira y Ferreiro

Tino Fernández arremetió durante su intervención contra administraciones como la Agencia Tributaria, pero agradeció la implicación de la Xunta de Galicia, la Diputación de A Coruña y, en especial, al Concello de A Coruña y su anterior alcalde, Carlos Negreira, por promover el cambio la ley que permitió que los 10.8 millones que el club debía pagar en Impuesto de Sociedades en enero de 2015 se abonasen a lo largo del concurso y no en un único pago.

Respecto a Ferreiro, agradeció la colaboración público-privada en obras clave del club como la reciente reforma de la cubierta de Riazor, que ha definido como la mayor transformación de un estadio en España desde el Mundial de España del año 1982.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad