Establecimiento de Carolina Herrera, una de las marcas que comercializa Textil Lonia

Textil Lonia también: grandes salarios entre los mandos intermedios

stop

Los tribunales condenan a Textil Lonia a indemnizar a su responsable de marketing digital, que cobraba 95.000 euros al año

en A Coruña, 26 de mayo de 2018 (05:00 CET)

Muy lejos de las cifras de Inditex, el segundo grupo textil de Galicia es la empresa de los hermanos del diseñador Adolfo Domínguez, Textil Lonia, que comercializa las marcas Carolina Herrera y Purificación García. Factura en torno a los 350 millones de euros, frente a los más de 25.000 millones de la multinacional de Amancio Ortega, pero el tamaño le da para abonar salarios superiores en su cadena de mandos intermedios a los que ingresa la primera plana de la política gallega.

Así lo constata el pleito mantenido por la firma de Josefina, Francisco Javier y Jesús Domínguez, también impulsores de Bimba y Lola, con el que fue durante dos años su responsable de marketing digital, quien recurrió en los juzgados las condiciones de su cese.

Sueldo de 95.000 euros

El exempleado percibía un salario bruto de 95.000 euros anuales, según consta en la sentencia emitida en marzo de este año por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. Está muy lejos el salario de los más de 250.000 euros de la antigua jefa de departamento de Zara Diseño, pero es superior al de la plana mayor de la política gallega, incluido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, con una remuneración de 73.000 euros este curso.

La disputa judicial, según los antecedentes de hecho relatados por la sentencia, radica en la forma de despido del responsable de marketing digital. El exempleado intentó buscar una salida acordada con la empresa, pero acabó dejando el puesto antes de conseguirlo. Tras dos semanas de ausencia Lonia le comunicó el despido por “ausentarse de forma continuada” y sin contactar con la empresa por ningún medio, “lo que implica una manifestación explícita de su voluntad de dar por terminada la relación laboral”.

Al naufragar el acto de conciliación, el trabajador acudió a los tribunales, que le dieron la razón. El Juzgado de lo Social número 1 de Ourense declaró el despido improcedente y fijó una indemnización de 18.609, sentencia que ratificaba el pasado marzo el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia al desestimar el recurso de suplicación presentado por Textil Lonia. Contra el fallo cabe todavía recurso de casación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad