Textil Lonia escapa de Argentina

stop

La firma de los hermanos Domínguez cierra la tienda de Carolina Herrera en Buenos Aires por la política económica del país

La diseñadora Carolina Herrera | EFE

07 de noviembre de 2014 (21:43 CET)

Textil Lonia, la firma de moda gallega pilotada por los hermanos del modisto Adolfo Domínguez, ha decidido salir del mercado argentino. La enseña con sede en Ourense ha echado el cierre del establecimiento de CH Carolina Herrera (explota la marca junto con la de Purificación García) que tenía en Buenos Aires. La política económica del país latinoamericano ha forzado la decisión, según fuentes cercanas a la compañía.

Así lo relata la web especializada en el sector textil modaes.es, que informa de que el establecimiento, situado en el exclusivo centro comercial de Patio Bullrich, en Buenos Aires, cerró sus puertas este mes. Había abierto en 2009.

Fuga de firmas de lujo

Fuentes de la que se ha convertido ya en la segunda textil de Galicia, por detrás de Inditex, afirman que la actual política económica del país no les permitía mantener sus estándares de trabajo. “Es imposible mantener el nivel de variedad y actualización del producto para estar a la altura de la marca y de los clientes”, argumentan.

El caso de Lonia no es único. Otras grandes firmas de lujo textil han abandonado el país. Es el caso de Louis Vuitton, Escada o Armani.

Las cifras de Lonia

El peso que tiene el mercado extranjero en el negocio de Textil Lonia es importante. En el ejercicio 2013 las ventas fuera de España alcanzaron los 147 millones de euros, frente a las 142,7 en el país.

Carolina Herrera ha rebasado los 200 millones de facturación (187,3 millones en el ejercicio precedente) y Purificación García se ha quedado en 87,5 millones, frente a los 91,9 millones de 2013. Las ventas conjuntas del grupo ascendieron a 290,2 millones de euros, lo que supone un incremento del 3,28% con respecto al ejercicio anterior.

Frente a esa cifra de negocio, según las cuentas de la compañía de los hermanos Domínguez, el beneficio se contrajo un 15,7%, firmando unas ganancias de 27,9 millones, frente a los 33,1 del año anterior. El resultado de explotación también se resintió, y se situó en 41,4 millones, que contrastan con los 47,9 millones del año anterior.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad