Tejerina desvela que la industria incumple parte del acuerdo lácteo

stop

Lactalis, líder de recogida y envasado en Galicia, no hace referencia en sus campañas al origen de la leche, que es uno de los aspectos en los que el Ministerio quiere incidir

La ministra de Agricultura en funciones, Isabel García Tejerina

en A Coruña, 22 de abril de 2016 (23:40 CET)

El Ministerio de Agricultura, que dirige en funciones Isabel García Tejerina, ha desvelado este viernes, en la presentación del segundo informe trimestral de seguimiento del acuerdo lácteo, que la industria está lejos de cumplir su parte en determinados aspectos, especialmente en lo que al compromiso de indicar el origen de la leche se refiere.

A través de un análisis "muy amplio pero no con carácter exhaustivo", el Ministerio ha podido constatar como en el 72,1% de los casos no se indicaba el origen de la leche. En folletos, firmas como Larsa es la única que incluye en la totalidad de sus inserciones un sello de origen, además del indicativo del programa Productos Lácteos Sostenibles (PLS), que garantiza que la leche líquida de consumo es de origen español.

Enseña del acuerdo

PLS es el programa que el Ministerio quiere convertir en enseña del Acuerdo de Sostenibilidad del Sector Lácteo. Al igual que Larsa, firmas como Feiraco lo incluyen en sus publicidades. Leche Río, por ejemplo, prefiere apostar por otro sello de origen, como puede ser el de Galega 100%, promovido por la Xunta.

Sin embargo, Lactalis, el líder gallego en recogida y envasado, muestra el certificado de PLS, pero en marcas como Puleva, President o La Lechera "nunca se ha constatado mención al origen", destaca el informe.

Falta de información

Al margen de esta cuestión, las industrias también empiezan a 'pinchar' en otros aspectos. Es el caso de la información que deben facilitar al departamento de García Tejerina. Las 19 empresas de distribución cumplieron con su obligación, pero sólo 32 de las 35 industrias adheridas aportaron la documentación requerida para la elaboración del informe trimestral.

Asimismo, el Ministerio les da un tirón de orejas por no renovar contratos con algunos ganaderos sin una garantía de continuidad en la recogida por parte de otro comprador. Si bien Agricultura recuerda que no es un compromiso recogido de forma expresa por las industrias en el acuerdo, considera que "deberían valorar" la posibilidad de facilitar dicha continuidad "mediante fórmulas de desenganche suficientemente prolongadas, habida cuenta del nivel de inversión que supone el funcionamiento de una explotación lechera".

Contrato homologado

El resto de tareas pendientes pasan por lograr algún tipo de avance en la organización e integración sectorial, la negociación de un nuevo contrato homologado con una duración superior a 30 días –en el que ya se está trabajando–, así como el establecimiento de nuevas modalidades de compra de leche a largo plazo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad