Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP)

Tebas se concede un bonus millonario pese a las pérdidas de La Liga

El sueldo del presidente de la LFP se disparó un 35% la temporada pasada, hasta los 3,46 millones de euros, tras engordar su bonus en un millón

Javier Tebas vuelve a engordar su millonaria nómina como presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP). El máximo mandatario de la patronal del fútbol español percibió un total de 3,46 millones de euros durante una temporada 2019-20 marcada por la crisis económica desatada por el Covid-19, el estallido del Caso Fuenlabrada en la última jornada y los números rojos de la propia Liga.

Aunque la remuneración fija de Javier Tebas retrocedió de los 2,13 a los 2,11 millones de euros, la parte variable, por el contrario, se disparó en casi un millón de euros. En concreto, Javier Tebas se había embolsado un total de 435.000 euros en concepto de bonus en la campaña 2018-19, una cantidad que en la 2019-20 se elevó hasta los 1,356 millones de euros, en una dinámica que contrasta con la de su mano derecha al frente de la patronal.

Y es que la LFP ha dedicado un total de 543.720 euros a retribuir a los dos directores generales corporativos que han pasado por el cargo durante la temporada 2019-20 (Javier Gómez, que dejó el cargo a finales de año tras embolsarse 300.329 por salario fijo y 150.000 euros en bonus, y su sucesor, José Guerra, que se embolsó 93.391 euros). Estas cantidades son inferiores a los 500.000 euros percibidos por Gómez en concepto de salario fijo y los otros 300.000 euros que se llevó en variables durante la campaña 2018-19.

Se multiplica el sueldo por diez durante su presidencia

La LFP ha pasado la tijera a la remuneración de los directores generales corporativos que ha tenido en la última temporada, pero no así sobre Javier Tebas, que el pasado mes de diciembre fue reelegido presidente de la patronal hasta el año 2024, si bien su continuidad en el cargo se encuentra en entredicho después de que el Consejo Superior de Deportes (CSD) trasladase documentación a la Fiscalía sobre sus vínculos con el Fuenlabrada y que su propia presidenta, Irene Lozano, abriese la puerta a su inhabilitación.

De esta forma, Tebas mejora todavía más unos emolumentos que le fueron revisados al alza en 2018, cuando la LFP decidió blindarlo con un contrato estrella que mejoraba sus condiciones por partida doble. Por un lado, Javier Tebas sellaba una cláusula de protección para lograr una jugosa compensación en el caso de que la Liga decidiese extinguir su contrato antes de finalizar su mandato. Por otro lado, el dirigente aragonés lograba una subida salarial que hacía que su remuneración se multiplicase por siete respecto a los 348.000 euros que percibió el año 2013, cuando ascendió a la presidencia de la LFP. Por aquel entonces, Tebas presumía de haberse rebajado el sueldo respecto a los 395.000 euros que se embolsaba su antecesor en el cargo, José Luis Astiazarán, al considerar que esas cantidades eran “excesivas”.

Ahora, siete años después, Javier Tebas encadena diversas subidas de sueldo que provocan que este sea ya diez veces mayor que el que tenía a su llegada al cargo y que, además, ve complementado con las cantidades que percibe por sus servicios como abogado. Entre ellos, los servicios de asesoramiento realizados a las constructoras del presidente del Fuenlabrada, Jonathan Praena, y el propio club del madrileño, por los cuales percibió más de 100.000 euros en 2018.

La Liga sufre pérdidas millonarias

El bonus millonario de Javier Tebas se produce, además, en una temporada 2019-20 marcada por el estallido del Covid-19, que asesta un golpe millonario a la economía de los clubes ante el recorte de ingresos por abonos y por derechos de retransmisión, y en la que, además, la propia Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha teñido sus cuentas de rojo.

Y es que de los 1,76 millones de euros de beneficio cosechados en la temporada 2018-19, la LFP ha presentado unas pérdidas por valor de 5,73 millones de euros en la recién finalizada de campaña, a pesar de que en sus memoria anual advierte que los efectos de la crisis del Covid-19 se harán notar con especial intensidad en sus resultados de la recién estrenada campaña 2020-21. Este deterioro de su situación económica no ha impedido, que, sin embargo, Javier Tebas haya vuelto a engordar su nómina en el que podría ser su último ejercicio al frente de la LFP en el caso de que prospere la petición de inhabilitación solicitada por Deportivo y Numancia y que se encuentra sobre la mesa del CSD.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad