Javier Tebas, presidente de la LFP, junto a Jonathan Praena, presidente del Fuenlabrada

Tebas ayudó al Fuenlabrada a escapar del control económico de la Liga

La Liga permitió su inscripción en Segunda División pese a que no formuló sus cuentas correctamente hasta un mes después de que expirase el plazo

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) hizo la vista gorda con el Club de Fútbol Fuenlabrada para inscribirlo en Segunda División. La institución presidida por Javier Tebas aminoró la presión del control económico sobre el club madrileño hasta el punto de que le dio luz verde a sus cuentas pese a no tenerlas debidamente preparadas hasta casi un mes más tarde del plazo exigido para tal fin.

Y es que el Fuenlabrada no formuló sus cuentas correctamente hasta el 21 de agosto de 2019, 27 días después de que expirase el plazo que la LFP da de margen para realizar este trámite a los equipos recién ascendidos de Segunda División B (finaliza el 25 de julio). La razón fue que el club madrileño se vio obligado a rehacer sus cuentas después de que las primeras, formuladas el 23 de julio, contasen con una denegación de opinión por parte de Gálvez Auditores e incumpliesen así uno de los requisitos marcados por la Liga, que prohíbe la inscripción a todos aquellos equipos cuya auditora no emita, como mínimo, un informe con salvedades.

Esto último fue lo que sí ocurrió tras la reformulación de las cuentas en las que se incluyó una ampliación de capital por valor de 1,8 millones de euros y que fue presentada ante el Registro Mercantil el 27 de junio, pero que no fue inscrita por el Registro Mercantil de Madrid hasta el 27 de diciembre de 2019. También en ellas se reflejó un cambio de consideración de dos créditos por valor de 820.000 euros por parte de Esaesnu y El Equipo Solar XX, vinculadas a Praena, a préstamos participativos para reforzar su capital. En esta segunda versión de las cuentas se indicaba, además, que el club había iniciado los trámites para realizar una nueva tasación sobre su estadio, que finalmente arrojaría una valoración de 5,5 millones de euros pese a que Tinsa la había situado en los dos millones de euros apenas unos meses antes.

Supera los plazos fijados por la LFP

Tras esta reformulación de cuentas (en enero de 2020 se produciría una segunda en las que ya sí figuraba el valor de la concesión de su estadio), el auditor sí accedió a emitir un informe con salvedades, en el que afloraba “movimientos en metálico que han ascendido en cuanto a los préstamos a la cantidad de 1,59 millones de euros en varios ejercicios, y en relación a las dietas pagadas a la cantidad de 322.400 euros en la temporada actual”, pero ya fuera de plazo.

El propio artículo 54 de los Estatutos Sociales de La Liga recoge que el director legal de La Liga examinará la documentación de por los clubes en las 24 horas posteriores a su presentación para posteriormente dar cuenta a la Comisión Delegada de la LFP de “aquellas que contengan errores o insuficiencias en la documentación presentada, a los efectos de su subsanación”.

“La Comisión Delegada adoptará el acuerdo pertinente a fin de que notifique a la sociedad anónima deportiva o club, dentro de las 24 horas siguientes, la existencia de errores o falta de documentación, con expresión individualizada de los mismos, otorgando un plazo improrrogable de cinco días naturales, a contar desde el siguiente a la recepción de la notificación antes señalada, para que pueda subsanar las anomalías advertidas”, se establece en este artículo, que marca un calendario que el Fuenlabrada habría superado sin que ello le privase de su inscripción en la Segunda División.

Este no es el único gesto que la Liga de Fútbol Profesional, con Javier Tebas a la cabeza, ha tenido con el club madrileño. La propia patronal del fútbol, cuyo presidente cobró más de 100.000 euros del Fuenlabrada y empresas vinculadas a su presidente, Jonathan Praena, al que, además, asesoró en la compra del club, fue quien recomendó a los dos tasadores que casi triplicaron el valor de la concesión de su estadio, en un movimiento que permitió añadir 4,1 millones de euros al patrimonio neto del conjunto madrileño, que pasó de estar en quiebra técnica con un patrimonio neto negativo por valor de 3,58 millones de euros a llevar esta cifra hasta los 940.000 euros ya en terreno positivo.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad