Tafisa reduce su capital más de 70 millones para hacer frente a las pérdidas

stop

La maderera del grupo Sonae presentó dos ERE en Pontevedra tras perder más de 48 millones en 2011

10 de julio de 2013 (00:26 CET)

La caída de la construcción al calor de la crisis económica sigue arrastrando hacia el abismo a las madereras gallegas. Ni siquiera Sonae, el gigante portugués del tablero con 27 plantas en siete países, se libra de la quema. Al menos, no lo hace Tafisa, empresa que controla desde hace una década y que mantiene dos plantas en Galicia, en Betanzos y Ponte Caldelas (Pontevedra).

Tableros de Fibras S.A, en su denominación completa, ha acordado en la junta general de accionistas celebrada el 27 de junio reducir su capital social en más de 76 millones. Concretamente, según consta en el registro mercantil, en 76.419.322 euros, lo que deja el capital social de la compañía en algo más de 6,3 millones.

Según reconoce la propia empresa, esta operación tiene el objetivo de “restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la sociedad disminuido por consecuencia de pérdidas”.

Problemas en Galicia

La mala situación de la empresa no es un secreto en Galicia. Representantes de UGT en el comité de empresa de la planta pontevedresa confirman que las ventas de la empresa han sufrido una “fuerte” caída de ventas en los últimos años. “Hasta el punto que, mirando las cuentas, no tuvimos más remedio que aceptar los Expedientes de Regulación de Empleo que nos planteó la dirección”, explica el sindicato.

Los trabajadores de la fábrica de Ponte Caldelas acaban de superar un ERE temporal finalizado el 18 de junio y que afectó a toda la plantilla, unos 70 empleados (suma alrededor de 150 trabajadores si se añaden los de la planta de Betanzos). Tras el primer ERE, que tuvo en el paro a los trabajadores durante 180 días se planteó un segundo Expediente de Regulación Temporal de 250 días, en el que están inmersos, y que se prolongará hasta febrero del próximo año.

Pérdidas

En el sindicato reconocen que las cuentas de la empresa no marchan, sobre todo por la caída de ventas, y que ya se ha visto obligada a cerrar una planta en el Reino Unido.

Según las cuentas presentadas por Tafisa en el registro mercantil, cerró el ejercicio de 2011 en cifras negativas por valor de 48.762.859 euros. Un año antes también acumuló pérdidas que superaron los 84 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad