El difunto co-fundador de Apple, Steve Jobs, durante la presentación de uno de los modelos del iPhone. EFE/ED/archivo

Steve Jobs me despidió cinco veces y me trató fatal (pero fui feliz)

stop

El testimonio de la estratega de marketing de Apple que fue despedida por Steve Jobs al menos cinco veces

21 de abril de 2018 (17:42 CET)

Creo que Steve Jobs me despidió unas cinco veces. Soy Andy Cunningham, dirijo una empresa de consultoría de marketing llamada Cunningham Collective y acabo de escribir un libro sobre posicionamiento, que es una gran práctica en el campo del marketing. Se llama ¡LLega a Aha!.

La primera vez que Steve me despidió fue probablemente la más traumática porque pensé que sería la última vez que trabajaría con él. Me llamó a su oficina, o a una sala de conferencias, y su director financiero se sentó, me miró y me dijo: "Voy a finalizar el contrato contigo. Creo que el trabajo que estás haciendo es terrible y vamos a pararlo ya, así que eso es todo, estás despedida".

Y, por supuesto me afectó, era emocional. Era mucho más joven. No lloré pero estaba a punto de hacerlo y realmente no sabía qué hacer, así que dije: "Está bien, bueno, sabes que me debes 35.000 dólares..." y él dijo: "No voy a pagar eso porque tu trabajo no valió la pena".

"Steve, me debes 35.000 dólares. Necesito ese dinero y quiero que me des un cheque por lo que me debes"

Y estaba como desconcertada, así que salí de la habitación y llamé a mi mentor, que es un hombre llamado Regis McKenna, y Regis me dijo: "Bueno, si quieres que te pague Steve Jobs, tendrás que poder acusarlo de algo". Y yo dije: "No tengo nada sobre Steve Jobs, lo sabes”. Y él dijo:"Sí que tienes algo". Y yo dije:" ¿Qué tengo?” Él dijo: "Tu relación con la prensa de negocios". Y yo dije: "Vale, lo entiendo”.

Así que volví y me reuní con Steve porque me llevaba bien con su directora de finanzas que me consiguió una reunión. Entré a la reunión, que el accedió a tener y que fue increíble, y le dije: "Steve, me debes 35.000 dólares. Necesito ese dinero y quiero que me des un cheque por lo que me debes". Y él dijo: "No voy a hacerlo". Y le dije: "Tienes que hacerlo", y él dijo: "¿Por qué?".

Y yo dije: "Bueno, para que lo sepas, Steve, recibo unas 30 o 40 llamadas telefónicas semanales de la prensa económica de las que hemos hecho las relaciones en los últimos años y me preguntan con qué tipo de hombre trabajas. Actualmente les digo cosas muy agradables". Y me escribió un cheque inmediatamente y luego me contrató.

Steve nos obligó a esforzarnos aún más y tratar de ser aún mejores, pero a algunos los destruyó

Steve se enfadó con todos los que trabajaron con él. Estaba muy impaciente. Tenía una visión de lo que se suponía que debías lograr y si no lo hacías lo suficientemente rápido o no lo hacías lo suficientemente bien, definitivamente se enfadaba. Lanzó cosas a la gente, nada pesado, pero arrojó fajos de papel a la gente, maldijo a la gente y criticó su ropa. Él hizo todas esas cosas.

Entonces, lo que le hizo a ciertas personas es que nos obligó a esforzarnos aún más y tratar de ser aún mejores, pero a algunos los destruyó. Afortunadamente para mí, yo fui uno de los primeras y siempre le estaré agradecida por la experiencia porque ahora soy mucho mejor en lo que hago de lo que hubiera sido sin él.

Articulo original de Business Insider. Autores: Alyssa Pagano y Alana Kakoyainnis.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad