Sogama reclama 15 millones a la Comisión Nacional de Mercados y Competencia

stop

El modelo retributivo para plantas termoeléctricas como la de Cerceda reconoce mayores costes de inversión y explotación, pero el regulador retrasa la clasificación de la instalación gallega, lo que conlleva la pérdida de primas

Luis Lamas y José María Marín Quemada, presidentes de Sogama y la CNMC

18 de noviembre de 2014 (21:21 CET)

Sogama ha logrado sortear la reforma energética que amenazaba su viabilidad, ya que la nueva norma planteaba inicialmente la supresión de las primas por producir electricidad. Tras el proceso, la sociedad semipública sufre daños colaterales que están cuantificados. Una vez salvado el escollo de las primas en el Ministerio de Industria, que establece una compensación fija a la inversión de 18,6 millones para Sogama, todavía queda otra piedra en el camino. El problema está, según la compañía presidida por Luis Lamas, en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Y es que el organismo regulador heredero de la Comisión Nacional de la Energía adeuda a la compañía gallega un total de 15 millones de euros.

Esos 15 millones corresponden a la retribución que la empresa semipública deja de ingresar al no haberse registrado y tipificado todavía por parte del regulador las instalaciones correspondientes a la planta termoeléctrica de Sogama, a pesar de contar con el aval de la Xunta. La tecnología empleada en la planta, denominada de lecho fluido circulante, frente a la opción que no discrimina los distintos componentes que son objeto de combustión y por tanto menos respetuosa con el medio, ha sido reconocida por la Dirección Xeral de Energía.

Efectos a un año

El pasado julio se aprobó la orden por parte del Ministerio de Industria por la que se establecen los parámetros retributivos de las instalaciones tipos aplicables a determinadas plantas de producción eléctrica a partir de fuentes renovables, cogeneración y residuos. La orden entró en vigor con efectos retroactivos a junio de 2013. Por tanto, los 15 millones que deja de ingresar Sogama son computables en dos anualidades, ya que afectan también a este ejercicio, lo que tensiona sus cuentas.

Básicamente, mientras la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia no reconozca esa instalación tipo de lecho fluido, para la que la orden fija un coste de inversión y de explotación mayor, la compañía con base en Cerceda no puede cobrar la retribución fijada. Esos 15 millones de euros que adeuda el regulador del sistema a Sogama están ligeramente por debajo de los 17 millones en facturas vencidas y no pagadas por los ayuntamientos gallegos.

Línea de circulante


Actualmente, Sogama solo está cobrando la parte de la prima correspondiente a mercado, y no la parte regulada. Desde la compañía explican que cobran 1,8 millones al mes, de los cuales 1,5 millones corresponden a la planta termoeléctrica y las de cogeneración y biogás. Sobre esa cantidad de 1,8 millones de euros, hasta sumar los 15 millones en un año, Competencia está liquidando en estos momentos sólo el 60%. Pero al no tener la clasificación para la de la planta termoeléctrica, "tampoco reconocen esa cantidad de 1,5 millones al mes, por lo que no cobramos el 60% de la misma", explica desde la compañía.

Dese Sogama se están planteado la necesidad de acceder a una línea de circulante para afrontar los picos de tesorería derivados de los cambios regulatorios, ya que no tienen la certeza del momento en que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia resolverá definitivamente la situación creada y proceda al ingreso definitivo de la deuda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad