Sogama defiende su política de beneficios, que avala KPMG

stop

La sociedad semipública señala, frente a las críticas de la oposición, que en los tres últimos años su resultado real estuvo siempre por encima de las previsiones marcadas en los presupuestos

Una grúa deposita los residuos | Sogama

20 de noviembre de 2014 (21:40 CET)

Sogama afronta la recta final de año con más tranquilidad que el comienzo del ejercicio. Un motivo explica la situación. A mitad de camino, el Ministerio de Industria frenó los cambios en la política retributiva y primas por la producción de energía, que inicialmente pusieron en jaque las cuentas de la compañía. En 2012 y 2013 varios decretos de Industria sobre producción de energía en régimen especial también alteraron significativamente sus ingresos, como refleja la compañía en la memoria que acompaña sus cuentas de resultados.

Frente a las críticas de la oposición, que vincularon la subida del canon a los ayuntamientos con ajustes contables para dar previsiones muy por debajo del resultado final, la compañía argumenta que durante los tres últimos años, las previsiones siempre estuvieron por debajo del resultado finalmente obtenido, registrara números rojos o no, como sucedió el año pasado. De hecho, en los últimos diez años, Sogama registró pérdidas en los ejercicios de 2003, 2010 y 2013.

Las claves

El año pasado los números rojos fueron de 614.000 euros, frente a una previsión inicial de pérdidas de 4,4 millones después de impuestos. Esta situación no parece excepcional, a la vista de los resultados de los últimos ejercicios. Sucedió algo similar en 2012 y en 2011, cuando el resultado previsto, en esos dos casos beneficios, estaba por debajo de las ganancias finalmente obtenidas.

En 2012, el resultado previsto estaba situado en 1,2 millones, y las ganancias finalmente obtenidas alcanzaron los 4,2 millones de euros. Un ejercicio antes, el 2011, el beneficio después de impuestos trazado inicialmente por la compañía era de unos 400.000 euros, y obtuvo finalmente unas ganancias de 4,4 millones. En esa línea, el año pasado sus ingresos estaban presupuestados en 102,2 millones, y se elevaron finalmente a los 104,8 millones. Sin embargo, los ingresos por el canon se establecieron sobre el papel en 44 millones, cayendo finalmente a los 42,8 millones.

La auditoría


El informe de auditoría de Sogama, realizado por KPMG el pasado mes de abril y que no presenta salvedades, avala las cuentas de la compañía semipública, que a pesar de estar participada por Gas Natural en un 49% no reparte dividendos entre sus accionistas. Esta política, confirman fuentes de Sogama, se mantendrá el en futuro, cuando vuelva a los resultados positivos.

En su auditoría, KPMG, sí hace hincapié en las incertidumbres de los derechos de cobro vencidos con ayuntamientos, por importe de 5,3 millones de euros al cierre de 2013. De ese importe, dicen los auditores, unos 2,2 millones han sido reclamados judicialmente, "contando con una sentencia favorable para la sociedad en reclamaciones por un importe de 2,1 millones". "Si bien los administradores estiman que el cobro de estos importes se producirá en el corto plazo", explica KPMG, "a la fecha de este informe no nos es posible determinar el momento en el que se producirá el cobro de la deuda vencida y, en consecuencia, evaluar los efectos que estas circunstancias pudieran tener sobre las cuentas anuales del ejercicio 2013".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad