César González-Bueno y José María Castellano en una imagen de archivo

Sniace se dispara en bolsa con Castellano en el consejo

stop

La química, que entró en concurso en 2015, se anota subidas próximas al 11% tras anunciar la recuperación de sus líneas de fabricación

en A Coruña, 05 de diciembre de 2017 (13:12 CET)

Primera gran noticia para el expresidente de Novagalicia, José María Castellano, en su periplo como consejero independiente de Sniace, el grupo químico en el que aterrizó en pleno concurso de acreedores y que dio continuidad a la asociación con Félix Revuelta, el presidente de Naturhouse y consejero de Sniace.

El directivo gallego está en el consejo de los dos grupos. El de nutrición marca cifras récord, pero la química atravesó un bache profundo, tras plantear un ERE para más de 300 trabajadores y suspender pagos. El escenario cambió  mucho desde que Castellano se incorporó al consejo, pues tras un año de práctica parálisis, la compañía fue capaz de retomar la actividad industrial.

Recuperando líneas de producción

Este año se aprobó el convenio de acreedores y este martes la empresa se revaloriza en bolsa por encima del 10%. El subidón de las acciones llega después del anuncio de Sniace en el que confirmaba la puesta en marcha de sus líneas de fabricación de fibra viscosa tras un proceso de modernización.

“Esto supondrá la producción y venta de unas 27.000 toneladas anuales de fibra viscosa (…), incrementar el volumen de producción de celulosa en más de un 40% e incrementar el volumen de producción de ligninas en unas 35.000 toneladas anuales que se venderán a Lignotech Ibérica, empresa participada en un 60% por el Grupo Borregaard y un 40% por el Grupo Sniace. Además se duplicará la producción y venta de electricidad con la puesta en marcha de una segunda turbina, con lo que se alcanzará una potencia eléctrica aproximada de 90 MW”, trasladaba Sniace a la CNMV.

Sniace: Durante los nueve primeros meses del año, la cifra de negocio superó los 30 millones

El hito supone avanzar en el plan de viabilidad, que pasaba por reestructurar la deuda, capitalizar la empresa mediante ampliaciones de capital y reactivar la actividad industrial, proceso que arrancó en 2016.

Al cierre del tercer trimestre, Sniace contaba con 287 trabajadores en sus centros de Torrelavega y Madrid y había alcanzado los 30,8 millones de facturación, con un resultado negativo de 647.000 euros. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad