Slim tira de chequera para sanear las cuentas de FCC, Portland y Realia

stop

NUEVAS APORTACIONES DE CAPITAL

Carlos Slim y Esther Koplowitz / EFE

desde Madrid, 13 de noviembre de 2015 (02:00 CET)

El magnate mexicano Carlos Slim va a tener que rascarse de nuevo el bolsillo para enderezar el rumbo financiero de FCC, Cementos Portland Valderrivas y la inmobiliaria Realia.

Desde que hace casi un año tomara el control del 25,6% grupo constructor, al acudir a una ampliación de capital y comprar los derechos a Esther Koplowitz, el empresario azteca no ha parado de poner dinero. Y lo va a tener que seguir haciendo para hacer compatible en el futuro el mantenimiento de la actividad con esa deuda conjunta de 8.150 millones de euros que suman las tres empresas.

Ingresos insuficientes

Apalancamiento difícil de reducir de manera notable, con unas cifras de negocio que no resultan lo suficientemente elevadas para compensar provisiones y el alto coste financiero que esa deuda comporta.

Además de los 650 millones que le costó tomar el control en FCC, la compra del 25% que Bankia tenía en la inmobiliaria Realia le obligó a desembolsar otros 45 millones. Casi 700 millones de euros aportados que, un año después, se verá obligado a incrementar con las ampliaciones de capital planteadas. Una de 87 millones ya oficializada en Realia, y otra, de hasta 600 millones, que se está ultimando en FCC.

Ampliaciones que, teniendo en cuenta los porcentajes que atesora Inversiones Carso –el vehículo con el que Slim participa en estas empresas–, obligarán al empresario mexicano a aportar otros 180 millones de euros.

Slim podría cubrir toda la ampliación de Realia

De momento, con la ampliación ya aprobada de Realia, de 87 millones de euros (36 de nominal más 51 de prima de emisión), por 150 millones de nuevas acciones, Slim no solo se compromete a asumir la suscripción y desembolso de los títulos nuevos que le corresponden por el 25,1% que atesora en la inmobiliaria. También ha planteado asumir el desembolso de la ampliación en su totalidad.

Echando números, por la participación directa en Realia, el empresario azteca aportará 21 millones de euros, y otros 8 por la indirecta que ostenta a través de casi el 37% que FCC en la inmobiliaria.

El consejo de Realia hizo coincidir el anuncio de la ampliación con la presentación de los resultados del tercer trimestre, cerrado con otras casi 15 millones de euros de pérdidas.

Realia, deuda bruta de casi 1.700 millones

Más atenuadas que un año antes, pero insuficientes para rebajar la deuda bruta de 1.692 millones de euros (la neta se reduce con los 622 millones en caja procedentes de la venta de la filial SIIC de París), reducida en solo 10 millones en los nueve primeros meses de 2015.

Realia busca con esta ampliación reforzar su posición financiera ante el vencimiento, en junio de 2016, de la deuda de la actividad promotora de 800 millones de euros. Casi toda en manos de Fortress, King Sturge y Goldman Sachs, los fondos que buscan obtener plusvalías de 200 millones sobre los 450 millones que realmente pagaron por esa deuda.

Ampliación en FCC ligada a la deuda de Portland

También vence en 2016 casi el 60% de la deuda de Cementos Portland (817 millones sobre 1.364), la filial en la que FCC controla el 78% y que acaba de anunciar pérdidas de 54 millones entre enero y septiembre.

Aunque la cementera cuenta con una autorización de su junta de accionistas para abordar una ampliación de capital de 200 millones, Slim parece decidido a incluir la refinanciación de esta deuda dentro de la ampliación que está diseñando para reestructurar un tramo de deuda de 450 millones de FCC, el 7,8% del actual pasivo del grupo, que asciende a 5.717 millones.

La dilución de Koplowitz, en el alero

Matar dos pájaros de un tiro. Si finalmente la ampliación de FCC llega a los 600 millones de euros, a Slim le correspondería aportar unos 155 millones de euros por ese 25,6% que el azteca ostenta en el grupo constructor.

En todas estas operaciones queda en un segundo plano Esther Koplowitz. Aunque, si quiere mantener la participación directa del 22,5% en FCC y las indirectas en Portland y Realia, deberá también aportar una cantidad importante de capital. Del orden de 135 millones por ese previsible aumento de capital en el grupo constructor y de otros 7 indirectos por el porcentaje de FCC en Realia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad