Ferroatlántica advierte de que, si no se venden las centrales, plantas como la de silicio solar de Arteixo carecerían de sentido

Los sindicatos dan el visto bueno a la venta de las centrales de Ferroatlántica

stop

La dirección de Ferroatlántica afirma que hay acuerdo con UGT, CCOO, USO y Sindicato Unitario para sacar adelanta el plan de inversiones

Economía Digital Galicia

Ferroatlántica advierte de que, si no se venden las centrales, plantas como la de silicio solar de Arteixo carecerían de sentido

A Coruña, 08 de abril de 2017 (20:35 CET)

Ferroatlántica ya tiene el acuerdo que ansiaba para llevar adelante sus planes industriales. Los sindicatos –con la excepción de la CIG y los representantes del comité de Cee-Dumbría– ha acordado este sábado, después de tres días de negociación, acceder a la venta de las centrales españolas del grupo a cambio de inversiones por valor de 200 millones de euros en todas las plantas y la creación de 940 puestos de trabajo.

Según indica la empresa en un comunicado, el acuerdo es “el instrumento idóneo para superar la difícil situación en que se encuentra el grupo”, que requiere “la implantación de medidas globales para la sostenibilidad del proyecto empresarial y evitar el inminente deterioro, la pérdida de competitividad o incluso a medio plazo la desaparición de su actividad”. Lo respaldan UGT, CC.OO., USO y Sindicato Unitario, que tienen el 73 % de la representación de los trabajadores.

Ferroatlántica: el acuerdo es el instrumento idóneo para superar la difícil situación en que se encuentra el grupo

Los firmantes del documento admiten que “si no se acometen las iniciativas que se prevén en el presente acuerdo, será necesario llevar a cabo, al igual que ya se ha hecho en otros países en los que opera el Grupo, medidas urgentes que incluyen: el cierre de instalaciones cuya viabilidad pierde sentido sin inversiones a futuro (como Silicio Ferrosolar), la deslocalización de actividad productiva, la reducción generalizada de plantilla mediante la aplicación de expedientes de regulación de empleo (EREs o ERTEs), la reducción de costes laborales, recortes de inversiones que conducen a la inviabilidad de algunas instalaciones (por ejemplo, por pérdida de las condiciones necesarias para la interrumpibilidad de las que se benefica Cee-Dumbría), y otras medidas”.

El programa inversor precisa de “fondos extraordinarios que solamente pueden provenir de la venta de los activos hidroeléctricos que actualmente posee el Grupo”, y que “han dejado de tener su sentido original y con ello su carácter indispensable”. A tal fin, las partes estiman “oportuno promover ante las Administraciones Públicas que aprueben con la máxima diligencia todas las autorizaciones necesarias para poder acometer el Plan de Futuro de Inversiones y Empleo del Grupo Ferroatlántica”.  

Hemeroteca

Ferroatlántica
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad