Imagen de archivo de la planta de Showa Denko en el polígono de A Grela (A Coruña)

El extraño caso de Showa Denko, la electrointensiva que invierte

Showa Denko tramita un proyecto para aprovechar la energía de los hornos de su planta de A Coruña, que el año pasado operó a plena capacidad

Apenas 200 metros separan las factorías de Alu Ibérica y Showa Denko (la antigua SGL Carbón) en A Coruña. Ambas comparten ubicación (el polígono de A Grela), pero representan la cara y la cruz de la crisis que atraviesa la denominada industria electrointensiva en Galicia.

Mientras la gran industria más demandante de energía languidece por los elevados precios de la electricidad que han dado la puntilla a la planta de aluminio de Alcoa en San Cibrao, empresas como Megasa o Showa Denko mantienen su rentabilidad y, en el caso de esta última, tramita nuevas inversiones para una planta que rozó la plena capacidad en 2019.

Los detalles de su plan

Y es que la dirección de la factoría de electrodos de grafito coruñesa ha tramitado ante la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda un proyecto para recuperar el calor generado en ocho hornos (cinco de ellos correspondientes al primer ciclo de cocción y los otros tres, a la segunda cocción) y “aprovecharlo para disminuir en consumo térmico en varios procesos de la instalación”.

El objetivo es que esta energía sea empleada posteriormente en cinco estufas de impregnación y en las dos calderas de aceite térmico que permitan mantener en estado líquido la brea, material clave en la instalación, ya que, combinado con el coque, forma la pasta que posteriormente se transforma en electrodos cilíndricos.

El objetivo de Showa Denko es optimizar la estructura de costes de una instalación que el año pasado operó casi a pleno rendimiento. Según destaca en el documento presentado ante la Xunta de Galicia, el “grado de utilización de su capacidad productiva es de un 92%-94%”, acercándose así a sus máximos de 59.000 toneladas anuales.

En el lobby de las electrointensivas

La situación de plena actividad en Showa Denko contrasta con el descenso de la producción que otros representantes de la industria electrointensiva gallega como la planta de aluminio de Alcoa en San Cibrao o Xeal (el antiguo complejo de Ferroatlántica en Cee-Dumbría) han venido sufriendo en los últimos años.

Precisamente, la firma que en 2016 adquirió la planta de A Coruña a SGL Carbón comparte lobby tanto con Xeal como con Alcoa a través de la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía (AEGE), en la que, además de estas tres firmas, también se agrupan Ferroatlántica (con planta en Sabón), Celsa (cuenta con una factoría en A Laracha) y Megasa (su cuartel general está ubicado en Narón).

Es precisamente a través de esta asociación con la que Showa Denko y el resto de empresas más intensivas en energía han canalizado su exigencia al Gobierno central para que apruebe un estatuto para la industria electrointensivo. El proyecto para ponerlo en marcha se inició en diciembre de 2018 y tenía como objetivo rebajar los precios de la electricidad y aportar un horizonte estable en el apartado energético. Sin embargo, casi dos años después de su promesa, el estatuto sigue sin ser llevado al Consejo de Ministros después de que la primera tentativa (en abril del año pasado) se viese truncada por un informe negativo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que entendía que las medidas previstas en el estatuto podían vulnerar el marco normativo europeo y ser consideradas como “ayudas de Estado”.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad