stop

La ausencia de lluvias propicia un incremento de la generación de energía a partir de paneles solares, cuya implantación en Galicia sigue aumentando

Pablo Barro

Paneles solares fotovoltaicos en la cubierta de las instalaciones de la firma viguesa Frigalsa, instalados por EDF Solar

A Coruña, 06 de mayo de 2017 (05:00 CET)

Dicen que no hay mal que por bien no venga. La sequía y las heladas, que tanto daño están causando al campo y a las vides, han sido consecuencia del abril especialmente escaso en precipitaciones. Según Meteogalicia, un 83% menos de lo que acostumbra a ser normal en esta época, con 22 litros por metro cuadrado, cuando el promedio suele rondar los 120 litros.

Esta circunstancia ha provocado que los hogares y empresas que disponen de paneles solares fotovoltaicos para la generación de energía eléctrica hayan visto incrementada su producción entre un 15 y un 20 por ciento en relación con el mismo mes del pasado año. También ha facilitado el trabajo a empresas como la pontevedresa EDF Solar, líder en instalación de este tipo de dispositivos para autoconsumo industrial en España.

La producción de energía solar se incrementó en Galicia entre un 15 y un 20% el pasado mes de abril

Su gerente, Fernando Romero, que califica el mes de abril de “espectacular” para su negocio, asegura que el cambio del clima en Galicia “ha venido para quedarse” y es algo que ya se refleja en la producción. De hecho, indica que de cinco años a esta parte, los paneles que instalan están generando un 10% más de energía. “Las condiciones meteorológicas han cambiado; ahora todos los meses hay días de sol”, apunta. Hace unos años, recuerda, los meses “malos” para el negocio eran entre septiembre y febrero, pero ahora ese período se ha acortado dos meses, limitándolo solo a los comprendidos entre octubre y enero.

Negocio en crecimiento

La empresa, cuyos paneles lucen en las cubiertas de empresas madereras, frigoristas, gasolineras o, incluso, de los peajes de la Autopista del Atlántico, está inmersa en un proceso de crecimiento que le va a llevar a cotizar en los próximos meses en el Mercado Alternativo Bursátil. En su cartera de negocio también tiene previsto incluir en breve la mayor instalación de autoconsumo industrial de Europa.

En lo que va de año, la compañía, con delegaciones en Andalucía, Canarias, Cataluña y Navarra, ha instalado cuatro megavatios de potencia, y calculan en cerrar el ejercicio en los “diez u once megavatios”, frente a los siete del año pasado, señala Romero, que reconoce abiertamente que “se está vendiendo más”.

La Xunta se sube al carro

Uno de sus próximos clientes podría ser la Xunta de Galicia, que también ha visto las potencialidades de esta energía. De hecho, este mismo jueves, tras la reunión del Consello, el presidente Alberto Núñez Feijóo ha anunciado una inversión de 1,5 millones de euros para instalar paneles solares en los edificios administrativos de San Lázaro, en Santiago de Compostela.

EDF Solar está dispuesta a luchar por hacerse con el concurso, aunque, augura, “será una lucha complicada”. No obstante, se muestran optimistas. La galleguidad de la empresa y su solvencia técnica, con más de 600 obras a su espalda, son dos argumentos de peso aunque, como afirma su gerente, “habrá que ver las condiciones técnicas y la solvencia económica que exigen”.

La idea de ejecutivo es la misma que la del resto de sus clientes: reducir emisiones y recortar la factura eléctrica. Para ello, prevé colocar 3.000 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos sobre pérgolas en las zonas de aparcamiento de las sedes de instituciones como el Igape, el Instituto Galego de Estatística, el Sergas, la Consellería de Medio Ambiente, la Dirección Xeral de Montes o el área de Emprego. Con ello esperan ahorrar 55.000 euros al año en la factura eléctrica y, además, suministrar energía a los puntos de recarga de baterías para coches eléctricos que se instalarán en la zona.

Hemeroteca

Xunta
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad