Semana perfecta de Ence: regresa a beneficios y abre la puerta para continuar en Pontevedra

stop

 La pastera gana 9,7 millones en el primer trimestre y cuadruplica su ebitda tras el cierre de la planta de Huelva

Juan Luis Arregui, presidente de Ence

en A Coruña, 29 de abril de 2015 (19:35 CET)

Todo son buenas noticias para Ence. La pastera que preside Juan Luis Arregui está viendo como la Xunta abre de par en par la puerta a su permanencia en la ría de Pontevedra mientras su cuenta de resultados, castigada por la reforma energética del Ejecutivo central, vuelva a dar las muestras de fortaleza que parecían olvidadas desde hace algo más de un año.

En el primer trimestre de 2015, la pastera volvió a ganar dinero. Obtuvo un beneficio neto de 9,7 millones de euros frente a las pérdidas de 14,8 millones del mismo periodo de 2014. La empresa había cerrado el curso pasado con pérdidas de 1,4 millones, por lo que este balance trimestral supone su regreso a la senda de los beneficios.

El ebitda se dispara

Ence achaca estos resultados a la reestructuración emprendida para hacer frente a la reforma energética y que conllevó el cierre de la planta de celulosa de Huelva para su transformación en un centro de generación de energía a partir de biomasa. Pero no solo eso, la pastera también desarrolló un ambicioso plan para reducir sus costes de producción.

Sumado esto al buen comportamiento de los precios de la celulosa –-de los 770 dólares por tonelada a los 810-- y al aumento de las ventas de electricidad, un 21% más que en el trimestre anterior, tenemos el magma en el que se asienta la recuperación de la pasatera. El dato más destacado es el incremento del ebitda, que se cuadruplicó en relación al primer trimestre de 2014, hasta alcanzar los 34,3 millones. De esta manera, el ebitda anualizado supera los 150 millones, que era el objetivo marcado por la compañía para 2016.

Menos producción

En cuanto a las ventas de celulosa, lo que más afecta a Pontevedra, los números están más o menos en orden. El cierre de la planta de Huelva, lógicamente, perjudica el balance total. La producción se desploma un 29%. Pero en Lourizán, todo sigue su curso, más allá de un ligero descenso productivo debido a la parada técnica de 10 días en marzo para tareas de mantenimiento. El descenso respecto al mismo periodo del año pasado se sitúa en el 14%, pero Ence indica que sin esta parada mostraría un resultado plano.

Las ventas de celulosa, en todo caso, descendieron un 15% respecto al mismo periodo del año anterior, alcanzando los 111,3 millones en el primer trimestre.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad