Seat fabrica 20.000 coches menos que en 2015

stop

Martorell cerrará 2016 por encima de las previsiones de producción, pero quedará lejos del récord del año pasado

Vista aérea de la fábrica de Seat en Martorell

Barcelona, 29 de agosto de 2016 (01:00 CET)

A punto de volver de las vacaciones para encarar la última fase del año, la fábrica de Seat de Martorell ya tiene claros los datos de producción con los que cerrará este 2016. La cifra quedará por debajo de la del año pasado, a unos 20.000 coches de distancia, pero se terminará por encima de la previsión inicial, según los datos a los que ha tenido acceso Economía Digital.  

El pasado 2015 fue un año récord para Martorell. Habría que remontarse quince años atrás para encontrar un ejercicio mejor en cuanto a producción. Los 477.000 vehículos que salieron de la fábrica de la marca no se igualarán este año, pero tampoco estaba previsto.  

Aunque la filial de Volkswagen nunca da previsiones oficiales, la cifra de este año era vox populi: 440.000, un 7,7% menos que el año pasado por la ausencia del Altea y el menor volumen de Ibiza, modelo en la última fase de su producción.  

Sin embargo, esta cifra se quedará corta. Los turnos de sábado trabajados durante todo el año en la línea del Audi Q3 ya lo adelantaban, a pesar de que, como avanzó Economía Digital, esta producción extra se frenará en septiembre y octubre.  

Según los datos de fabricación actualizados, la previsión es cerrar el año con unos 455.000 coches, 22.000 menos que el año pasado pero 15.000 más de los previstos. A pesar de no llegar a las cifras del año pasado, será el segundo mejor año de la última década para Martorell.  

Previsiones erráticas  

La estrella de la planta de Seat no es un modelo de la marca, sino de otra insignia de VW. Se trata del Audi Q3, que desde su nacimiento, en 2011, se produce en Cataluña. A pesar del frenazo en los turnos de los sábados de septiembre y octubre, se cerrará el año con unas 11.000 unidades por encima de la previsión.  

La causa de que se superen los cálculos iniciales no es tanto el éxito comercial del modelo como unas previsiones conservadoras. Contando con estas 11.000 unidades más, el 31 de diciembre de 2016 habrán salido de Martorell aproximadamente los mismos Q3 que en 2015: unos 135.000.  

Los cálculos también fueron conservadores en el caso del Ibiza. Por ello, se terminará el año con unos 13.000 más de los previstos, y con producción adicional en octubre. A pesar de que se encuentra al final de su vida, las ventas del utilitario de Seat durante este año están siendo positivas.  
En el caso del León, el modelo estrella de Seat –con el permiso del Ateca, lanzado al mercado hace un par de meses–, lo que ha ocurrido ha sido exactamente lo contrario. Su buena marcha hacía presagiar un gran crecimiento que, finalmente, no será tal, por lo que su producción está 9.000 unidades por debajo de la previsión.

Desde Seat aseguran que las ventas de este modelo van bien, mejorando las del año pasado. Hasta junio crecieron un 8,2%, por lo que este incumplimiento de las previsiones se debe a unos cálculos demasiado optimistas. Para no generar sobrestock, la fábrica ha decretado dos días sin producción en octubre, un viernes y un lunes.

Futuro algo más incierto

Con estas previsiones, se cerrará el año con una caída de la producción del 4,6% respecto al año pasado, algo menos de lo que acumulaba Martorell al cierre del primer semestre, cuando era del 6%.

Los sindicatos no están preocupados por este descenso de la fabricación, ya que estaba más que previsto –de hecho, la caída prevista era mayor–. Pero sí que tras las vacaciones quieren hablar de la producción de los dos próximos años, en los que se esperan cambios, para saber si afectaran a la plantilla.

En 2017 se empezará a fabricar el nuevo Ibiza y su versión SUV. Se desconoce el nombre, pero será el hermano menor del Ateca, un todoterreno urbano pequeño, para competir con el Renault Captur, que se fabricará sobre la plataforma del Ibiza. Ambos modelos, el propio Ibiza y el SUV pequeño, se producirán en Martorell.

Pero la fábrica de Seat tiene el gran reto en 2018, cuando termina el ciclo del actual Q3, ya que el grupo VW ha decidido dejar de fabricar este modelo en Barcelona. Para suplir esta baja, ha adjudicado el Audi A1, un coche que, a pesar de que se espera que se hagan más unidades, genera menos puestos de trabajo. Por ello, UGT y CCOO han pedido otro modelo, por ahora sin éxito.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad