Seat desmiente al Gobierno y dice que es "precipitado" decidir ya sobre las ayudas

stop

Polémica

Rajoy durante su visita a la planta de Seat en Martorell, Barcelona / EFE

en Barcelona, 29 de septiembre de 2015 (22:00 CET)

El Gobierno y su ministro de Industria, José Manuel Soria, tardaron en reaccionar a la crisis de las emisiones de Volkswagen. En los últimos días, sin embargo, han empezado a repetir que pedirán el dinero de las ayudas dadas al grupo por vender coches poco contaminantes. Este martes, Industria ha ido más allá y ha asegurado en una nota de prensa que "VW acepta devolver al Estado las subvenciones", pero Seat lo desmiente: es precipitado; antes hay que analizar los motores y sus emisiones.

Soria ha explicado este martes que el Gobierno reclamará las ayudas del PIVE, que se dan por la compra de vehículos eficiente y ha aclarado que no se le reclamarán al cliente, que es quien se beneficia de ellas. La aportación del Estado es ahora de 750 euros por coche, aunque hasta junio era de 1.000 euros.

El ministro ha asegurado que "a la empresa no le ha parecido mal que se le reclame, porqué hay un reconocimiento explícito" de que estaba falseando los datos de emisiones contaminantes. "Estamos estudiando cual debería ser el procedimiento jurídico para reclamar las ayudas", ha añadido Soria.

"Esto no se resuelve así, sin ninguna comprobación"

Fuentes de Seat han replicado que "es precipitado" decir que se devolverán las ayudas cuando "todavía está por ver la afectación". La compañía no rechaza devolverlas pero apunta que primero tienen que analizar los tipos de emisiones en las que se produce la desviación y saber cuántos coches circulan en España con el motor TDI manipulado y cuántos se han acogido al PIVE. "Esto no se resuelve así, sin tener ninguna comprobación", han añadido.

Existe la posibilidad de que el Estado no pueda reclamar las ayudas. El baremo de contaminación utilizado por el Gobierno es el dióxido de carbono (CO2), mientras que la desviación detectada en EEUU era de otros gases, óxidos de nitrógeno. Si en las investigaciones en Europa no se detectan desviaciones con el CO2, el Gobierno no podría escudarse en el engaño para conseguir el PIVE.

Además de este plan de estímulos, el impuesto de matriculación también depende de las emisiones, otra vez de CO2. El impuesto puede situarse entre 0 y el 14,75% del precio del coche en función del dióxido de carbono que emita.

Se para la venta de coches afectados

El ministro también ha anunciado que ha ordenado parar la venta de modelos Volkswagen, Seat, Audi y Skoda con el motor EA 189. Las declaraciones de Soria han llegado después de que el grupo ya haya anunciado que ha retirado de los concesionarios 3.320 vehículos que quedaban en stock con dicho motor, aunque la gran mayoría de los diésel que vende VW actualmente son de una nueva generación que, según la compañía, cumple con las normativas europeas.

En todo el mundo, VW ha vendido 11 millones de coches con el motor manipulado. De estos, 700.000 son Seat, según ha admitido este martes la propia marca, aunque no ha detallado cuántos ha vendido en España ni de qué modelos. Fuentes del sector apuntan que los principales modelos, que se fabrican en Martorell, como el Ibiza, el León y el Altea, están afectados. Además, en la planta catalana se fabrica el Audi Q3, que también ha equipado el motor EA 189, aunque, como en el caso de los Seat, el motor viene de Alemania y en Martorell sólo se monta en el coche.

El nuevo presidente de Volkswagen, Matthias Muller, ha anunciado que en los próximos días se informará a los clientes afectados y se les explicará el plan para corregir las emisiones de sus vehículos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad