Sargadoy Abogados, un despacho global para negociar el ERE en NCG

stop

El bufete fundado por Juan Antonio Sagardoy levanta suspicacias entre los sindicatos por su vieja alianza con la consultora de Montoro

Juan Antonio Sagardoy durante una charla en la Institución Futuro | Institución Futuro

26 de enero de 2013 (23:24 CET)

Sagardoy Abogados ha optado por la discreción. Representa a Novagalicia Banco en el proceso de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 2.500 trabajadores de la entidad. Pero en las primeras reuniones entre las dos partes, las únicas valoraciones que han salido a la luz pública han sido las de los sindicatos. El banco, al igual que sus representantes legales, prefieren hablar en privado. “Por respeto a nuestros representados y a la propia marcha del proceso optamos por no hacer declaraciones. Es nuestra política”, explicaron a Economía Digital.

Sagardoy no es un despacho cualquiera. Exhibe en su presentación un buen puñado de premios internacionales en su especialidad, el derecho laboral. Fundado por Juan Antonio Sagardoy en 1980, cuenta en la actualidad con más de 50 abogados, y es fundador de Ius Laboris, una asociación internacional formada por firmas especializadas en el asesoramiento jurídico laboral.

La posibilidad de ofrecer un “servicio global” ha sido uno de los buque insignia del despacho en su crecimiento. En esta búsqueda de socios para ampliar servicios, se encontró en su camino con Montoro y Asociados, la consultora del Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, que por aquel entonces, en el año 2007, ya había ocupado el mismo cargo en el Gobierno de José María Aznar.

Suspicacias entre los sindicatos


Con la alianza entre los dos despachos, Sagardoy Abogados buscaba ampliar servicios, sumando a su experiencia en el derecho laboral el análisis financiero y el asesoramiento fiscal que ofrecía Montoro. Cinco años después, la vieja vinculación con el actual ministro de Hacienda se ve con otros ojos, al menos en la mesa de negociación donde se sientan Novagalicia Banco y los sindicatos.

En la CIG-Banca lamentan que el despacho esté “muy vinculado” al Partido Popular "cuando Novagalicia está nacionalizada", pero también que la entidad “recurra Sagardoy abonando una importante cantidad de dinero, cuando tienen su propio departamento jurídico”, advierte Clodomiro Montero, responsable de Banca del sindicato.

“El primer despacho laboralista de España”


Lo que parece fuera de toda duda es que Novagalicia Banco ha dejado en manos expertas su representación. Cristóbal Montoro llegó a decir de Sagardoy Abogados que era “el primer despacho en materia laboral en España”. Lo cierto es que Juan Antonio Sagardoy lo fundó poco después de la aprobación del Estatuto de los Trabajadores, que definió las relaciones laborales en el Estado. El propio Sagardoy trabajó en el proyecto técnico del Estatuto, como director del Instituto de Estudios Sociales durante el Gobierno de Adolfo Suárez.

El derecho laboral era un terreno nuevo e idóneo para que un especialista pudiese ofrecer sus servicios ante los conflictos que se avecinaban. Desde entonces hasta el ERE en Novagalicia Banco han pasado más de 30 años. El que fuera consejero de Renfe durante dos años y de Telefónica durante tres, ha salido de la primera línea ejecutiva del despacho, dejando el testigo a su hijo, Íñigo Sagardoy. Ya jubilado, considera que uno de sus aciertos fue retirarse a tiempo, dejando en buenas manos el despacho que fundó.

Una red global

Bajo la presidencia de Íñigo Sagardoy, la red del bufete se compone de seis oficinas en el Estado, mientras que su alianza internacional, Ius Laboris, ofrece servicios en 32 países, atrayendo incluso a multinacionales que solicitan asesoramiento legal en sus distintos emplazamientos. Entre los clientes en España, el despacho presenta una larga lista de nombres ilustres, entre los que están, Endesa, Gas Natural, el Grupo Prisa, La Caixa, Banco Santander o la extinta caja gallega, Caixa Galicia.

Al igual que su padre, Íñigo defendió la última reforma laboral a pesar de su controversia. “Emprende un camino hacia un sistema más moderno, adecuado y cercano a la realidad empresarial" siendo "una herramienta de flexibilidad interna para que las empresas puedan afrontar situaciones difíciles sin tener que tomas las medidas más traumáticas”, señaló.

Su condición de experto, y la buena relación con Cristóbal Montoro, lo llevó a participar en actos organizados por el Partido Popular --como el Foro del PP--, hecho que también han criticado los sindicatos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad