Sargadelos pretende despedir al 40% de su plantilla

stop

El grupo quiere aplicar un ERE a 70 de sus 172 empleados en las fábricas de Cervo y O Castro

Complejo de Sargadelos en Sada | Sargadelos

12 de noviembre de 2013 (00:55 CET)

En pleno preconcurso de acreedores, el histórico grupo de cerámica Sargadelos tiene la intención de adelgazar su plantilla de forma contundente. Los gerentes de la mítica compañía empresarial han indicado a los representantes de los trabajadores que pretenden despedir a 41 personas en el centro lugués de Cervo, y a 29 en la planta de cerámicas O Castro, en Sada. En total, un 40% de la plantilla, integrada por 172 empleados.

La presidenta del comité de empresa del centro de Cervo, Rogelia Mariña, ha calificado de “imprensentable” la actitud de los actuales gerentes del grupo. Dos de los hijos de Isaac Díaz Pardo, Camilo y Xosé Díaz Arias, abandonaron hace dos meses los principales órganos de decisión de la compañía, que continúa pilotada por tres antiguos directivos.

Sin noticias hasta la reunión

Según la representante de los trabajadores, las organizaciones sindicales de ambos centros acudieron este lunes a Santiago sin conocer nada “más allá de rumores que se oían en la calle”, pues la dirección no les concretó sus intenciones hasta esta jornada.

A la cita, por parte de la dirección, han asistido el responsable de recursos humanos y un encargado de Improve, la empresa que diseñó el plan de viabilidad para Sargadelos. "No dieron la cara", reprueba esta portavoz. De todos modos, ha comentado que, dado el escenario, "se esperaba lo peor".

Despidos “necesarios”, según la empresa


Por su parte, fuentes del grupo Sargadelos comentaron que la adopción de 70 despidos es una medida necesaria para hacer la empresa “viable” con el objetivo de reducir el gasto.

Efectivamente, según la memoria anual de Cerámicas do Castro SL, en 2012 la planta sadense facturó 2.271.986 euros. El pago de salarios le supuso un desembolso de 2.166.196 euros.

Sin embargo, el volumen de pérdidas no es excesivamente abultado. El ejercicio pasado las dos factorías en preconcurso sumaron números rojos por valor de 270.000 euros.

Posible fusión

La comisión negociadora nombrada por los empleados, conformada por 10 representantes de las dos plantas --cinco de Cervo y otros tantos de Sada--, mantiene su intención de abordar el ERE por separado, pese a tener "unidad" como grupo. Sin embargo, Sargadelos “quiere negociar en grupo porque hablan de una posible fusión”, explica la presidenta del comité de la fábrica de la Mariña.

La plantilla comenzará ahora con asambleas en las que se decidirá la postura a seguir. De partida, no están dispuestos a aceptar “ningún despido”. Aluden a la opción de que las salidas de adopten a través de prejubilaciones o de realizar otros expedientes de regulación temporales, como los aplicados hasta ahora.

Los representantes de los trabajadores recuerdan que muchas de las trabajadoras –la plantilla tiene un marcado perfil femenino-- pasaron “su juventud” en la empresa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad