Segismundo García, consejero delegado y primer accionista de Sargadelos / E.P.

Sargadelos amplía capital en pleno cisma con la plantilla

stop

El empresario Segismundo García acomete una ampliación de capital mientras plantea un recorte de plantilla en su fábrica de Cervo por falta de liquidez

A Coruña, 13 de septiembre de 2018 (04:55 CET)

El conflicto entre la dirección y los trabajadores de la planta de Sargadelos en Cervo parece lejos de solucionarse. Este miércoles, la negociación entre las partes se ha dado por rota a pesar del intento de mediación por parte del Consello Galego de Relacións Laborais. Y en medio de todo este lío, una apliación de capital con la que el dueño, Segismundo García, trata de insuflar aire al enfermo.

La ampliación, por importe de 345.481 euros, que eleva a 1,5 millones el capital de la compañía, tiene fecha del pasado 28 de agosto, según consta en el Registro Mercantil. El despido de los 49 trabajadores se había anunciado diez días antes, y el motivo fundamental que alegaba la empresa era precisamente la falta de liquidez.

Cisma con la plantilla

Además, cuando se produjo el anuncio, el propio Segismundo García reconoció que la situación les había obligado a él y a “alguno de los socios” a “hacer equilibrios” para la pervivencia de las empresas. En este escenario, ante la “imposibilidad de subir precios” y con los pedidos incrementándose”, García reconoció que le pareció "adecuado y conveniente contratar nuevo personal" pero "con un salario inferior al del personal superviviente del Concurso de Acreedores", situación que dejeneró en un nuevo conflicto con los trabajadores

Sus encontronazos con los representantes sindicales son por todos conocidos, y en el que mantienen en la actualidad parece que el empresario va ganando. Al menos así se desprende de que el Juzgado de lo Social número 2 de Lugo haya desestimado la adopción de medidas cautelares contra Sargadelos, justo después de que la firma comunicase su intención de despedir a medio centenar de trabajadores.

Coacciones

Asimismo, el juez ha rechazado la petición de una orden de cese del "ataque directo o indirecto" contra una representante de los trabajadores y la organización sindical UGT para quien Segismundo García llegó a pedir su despido como moneda de cambio para finalizar el conflicto, siempre según el sindicato.

El próximo viernes, la asamblea de trabajadores tratará de despejar, para bien o para mal, el futuro de la planta de Cervo

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad