Sandra Ortega, la mujer más rica de España, mueve su capital

stop

La primogénita del fundador de Inditex e hija de la fallecida Rosalía Mera rescata 22,4 millones tras liquidar su sicav, Quembre de Inversiones

Sandra Ortega Mera | EFE

16 de abril de 2014 (19:46 CET)

El primer movimiento patrimonial significativo de Sandra Ortega tras el fallecimiento de su madre, Rosalía Mera, el pasado agosto, ha sido el de liquidar Quembre de Inversiones, su propia Sociedad de Inversión de Capital Variable (sicav). Lo que ya se barruntaba en marzo cuando decidió disminuir el capital en circulación, acaba de certificarse en la última junta de accionistas.

Entonces, decidió abordar una disminución del capital en circulación superior al 20% (no menos de 480.000 euros sobre un total de 2,4 millones). Ahora, en la junta celebrada el pasado viernes, ha optado por disolver la sociedad. JP Morgan Gestión, la empresa gestora, lo hacía público en un hecho relevante ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Segunda en la ‘Forbes’ española tras su padre

Los 18 millones de acciones, al 99,99% en manos de Ortega Mera, valoradas en 1,24 euros cada una suponen un reintegro de algo más de 22 millones de euros para la primogénita de Amancio Ortega, el fundador de la multinacional textil Inditex. Una vez que se produzca la liquidación efectiva, habrá que ver hacía dónde dirige este capital Sandra Ortega, convertida ya en la segunda persona más rica de España tras su padre, según la última revisión de la lista Forbes.

No hace otra cosa que seguir los mismos pasos que en los últimos años habían dado tanto su padre como su madre, la de liquidar estas sociedades para buscar inversiones alternativas.

Sociedades más opacas


Una de las acciones pasaría por hacer lo que hizo su madre cuando, en 2009, convirtió la sicav Breixo de Inversiones en una sociedad de inversión libre que coloca el capital en fondos de riesgo, algo que las sicav no tienen permitido por ley. Además de menores requisitos de límite inversor, estos vehículos ofrecen la posibilidad de apalancarse y no tienen que publicar a diario su valor. En definitiva, una mayor opacidad ante la excesiva transparencia a la que obliga una sicav.

Fondos multiestrategia que ofrecen a sus accionistas experiencia, gestión activa de las carteras y un proceso de selección disciplinado de gestión de riesgos, tratando de generar unos rendimientos netos significativos, al tiempo que se experimenta una volatilidad más baja que con una cartera de títulos de renta variable e inversiones de deuda de carácter general. Entre 2010 y 2013, Breixo ha incrementado su patrimonio un 8,25% hasta los casi 210 millones de euros.

Soandres, única sicav

Breixo es, junto a la sicav Soandres de Activos, los dos brazos inversores que Sandra Ortega ha heredado de su madre. Ambos suman un patrimonio actual de unos 570 millones de euros. Soandres mantiene una exposición muy prudente a fondos que invierten en el mercado nacional (4% del patrimonio total), y cuenta con posiciones en deuda pública española a corto plazo. Tras el fallecimiento de Rosalía Mera, Soandres ha buscado liquidez inmediata con la toma de posiciones en activos con una duración inferior a un año.

De 720 a 4.600 millones en trece años


Además de lograr la máxima rentabilidad a estas inversiones heredadas, Sandra Ortega se ha convertido en la práctica –aunque todavía siga figurando su madre en el Registro Mercantil– en la única administradora tanto de Rosp Corunna como de Rosp Corunna Participaciones Empresariales, las dos sociedades sobre las que gravita todo su patrimonio diversificado entre inversiones en bolsa, fondos e inmuebles, empresas cotizadas como Zeltia, o no cotizadas como la cadena hotelera Room Mate, Milou Films o Grupo Continental, o la decena de sociedades creadas en torno a la Fundación Paideia.

Patrimonio que se fue generando a partir del año 2001, cuando Inditex salió a bolsa. Tanto Rosalía Mera como su hija Sandra se desprendieron de las acciones de la empresa textil --la primera de la mitad del 14% que poseía en la firma, y Sandra de la totalidad del 1,99%-- reembolsándose unos 720 millones de euros.

Trece años después, aquel patrimonio --el que ahora ha heredado Sandra Ortega-- se eleva a unos 4.600 millones, básicamente por el vertiginoso incremento bursátil registrado por Inditex. El 5% de la multinacional textil que todavía poseía Rosalía Mera, y que ahora ha pasado a manos de su hija, capitaliza en bolsa por un valor actual de 3.310 millones de euros, a pesar de la caída del 11,35% en lo que va de año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad