Sandra Ortega ejerce: su sociedad de inversión vuelve a los beneficios

stop

La hija del fundador de Inditex sumará la herencia de Rosalía Mera a un patrimonio propio de más de 21 millones

Sandra Ortega, hija de Amancio Ortega y Rosalía Mera | EFE

03 de septiembre de 2013 (19:20 CET)

Quien imagine a Sandra Ortega, la principal heredera de la fortuna de Rosalía Mera Goyenechea, cofundadora de Inditex, como una advenediza en el mundo de los negocios corre el riesgo de equivocarse de plano. Aunque su total anonimato hasta el fallecimiento de su madre, el pasado mes, pudiera cincelar un perfil ajeno al mundo del dinero, la implicación de la primogénita de Amancio Ortega en la gestión de la family office de su madre, y su papel como administradora en gran parte de las empresas gestionadas por Rosalía Mera, ayudan a armar otra imagen bien distinta de Sandra Ortega. A todo ello se une la gestión de su propio patrimonio a través de una sociedad de inversión de capital variable, Quembre de Inversiones, que ha vuelto a los beneficios.

De acuerdo con las cuentas aprobadas en la junta general de Quembre de Inversiones celebrada el pasado mes de junio, la firma de inversión de Sandra Ortega regresó a los resultados positivos al cierre de 2012, cuando ganó 1,4 millones de euros, frente a las ligeras pérdidas (73.363 euros) registradas un año antes, en 2011. Quembre de Inversiones cuenta con un patrimonio de 21,1 millones de euros, con una cartera de inversiones financieras que se sitúa en 20,8 millones, y Sandra es su principal accionista, al controlar el 99,99% de su capital. La principal heredera de la fortuna de Rosalía Mera es también consejera en dos sicavs gestionadas por su difunda madre, Soandres de Activos y Breixo de Inversiones.

La herededa de Rosalía

Sandra Ortega se convertirá en la segunda accionista de Inditex, aunque no tendrá el 6,993% de la compañía, tal y como constaba hasta ahora en la CNMV, sino el 5%. Rosp Corunna, la sociedad patrimonial de su madre, de la que es administradora, vendió este mismo año en torno a un 2% del capital del grupo textil. Dicha participación tiene un valor en mercado próximo a los 1.300 millones. Ese 5% que controlará ahora Sandra está valorado en 3.200 millones. Sandra Ortega era, antes de la salida a Bolsa, la cuarta accionista de Inditex, aunque con un 1,99%, y no conservó ninguna acción después del salto al parqué del gigante textil.

Inditex salió a Bolsa el 23 de mayo de 2001. Seis días después se constituía Quembre de Inversiones. La gestión y administración de la sociedad están encomendadas a J.P. Morgan Gestión, y lo valores mobiliarios están bajo la custodia de Santander Investment, SA (Grupo Santander), entidad depositaria de la sociedad. El perfil de la sicav de Sandra es constante: la cartera exterior, ya sea en valores representativos de deuda como en instituciones de inversión colectiva, representa el grueso de las inversiones de Quembre, a las que en 2012 se habían destinado algo más de 14 millones de euros. La cartera interior, es decir, destinada al mercado nacional, se sitúa en apenas 2,3 millones de euros. De ellos, en deuda pública española sólo está invertido medio millón.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad