San Luis: “Es inconcebible la falta de crédito cuando Europa le presta a los bancos al 0,25%”

stop

El fundador de la cadena gallega, Lorenzo López, exige a las entidades que abran el grifo de la financiación

Lorenzo López, fundador de San Luis | EFE

24 de noviembre de 2013 (04:42 CET)

San Luis vuelve con fuerza. Hace poco más de un mes la cadena de electrónica y electrodomésticos reabrió cinco tiendas en Galicia de la mano de su fundador, Lorenzo López. Fue un camino de ida y vuelta, seis años después de que la multinacional francesa Darty se hiciera con la marca comercial y la red de San Luis. López recuperó la marca que fundó y ya prepara su expansión en Alicante, Castellón, Valencia, Murcia, Cartagena y Albacete con el apoyo del fondo de capital riesgo Hiperion, que posee el 50% del capital de la compañía.

Esta semana, el empresario de As Pontes asistió a la jornada organizada por CreaCoruña en el Clube Financeiro da Coruña para abordar la crisis del comercio de proximidad, castigado no sólo por la crisis económica sino también por la proliferación de grandes superficies comerciales. A Coruña es la provincia con mayor densidad comercial del Estado.

En ese escenario, Lorenzo López, iniciada su nueva aventura empresarial, lamentó la falta de crédito. Es más, aseveró que el sistema financiero no funciona.

El problema del crédito

El fundador de San Luis transmitió dos ideas. Por un lado, criticó la falta de financiación para encauzar nuevos proyectos. “Es inconcebible que falte el crédito cuando el Banco Central Europeo le presta a los bancos al 0,25%”, aseveró.

En este sentido, lamentó que se preste financiación al Estado al 3,5% o 4%, mientras que se ignore a la empresa privada a pesar de presentar proyectos viables y bien capitalizados.

Claves del éxito


Por otro lado, López se refirió a San Luis como un ejemplo de personal cualificado. Sitúa la clave del éxito de la cadena en la formación de los trabajadores, que mejora de manera continuada.

López entiende que el empresario debe pisar siempre sobre seguro, anticiparse a las necesidades del cliente, no descentrarse en actividades no nucleares y nunca dejar de innovar.

Entre el pesimismo y la esperanza


En el debate también participaron Miguel Agromayor y Miguel Suárez Cedeira, presidentes de la Federación de Comercio da Coruña y de la Unión de Comercios Coruñeses, respectivamente. Sus discursos navegaron entre dos aguas, dando constancia de la gravedad de la situación para el pequeño comercio, pero guardando esperanzas para el futuro.

Agromayor constantó que el alto nivel de desempleo y la falta de competitividad de la industria provocan una situación “dificilísima”. La solución, a su juicio, sólo será posible a nivel europeo, ya que todas las iniciativas autonómicas o locales e incluso de los propios comerciantes “pueden ayudar, pero serán poco más que parches”.

Cedeira, por su parte, coincidió con el diagnóstico, pero dejó motivos para el optimismo. Se refirió a las nuevas tecnologías y a la formación de las nuevas generaciones como factores claves para el futuro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad