San José y Martinsa acumulan más números rojos

stop

Las dos cotizadas gallegas en situación más comprometida por sus deudas millonarias se refugian en los mercados internacionales

Fernando Martín, presidente de Martinsa | EFE

01 de marzo de 2014 (00:29 CET)

De entre las cotizadas con sede en Galicia hay dos que preocupan especialmente por su abultada deuda. Una es la constructora de Jacinto Rey, San José, la otra, la inmobiliaria que protagonizó el mayor concurso de acreedores de la historia empresarial española, Martinsa-Fadesa, de Fernando Martín. Durante 2013 ambas fueron incapaces de encauzar su situación.

Según las comunicaciones remitidas este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Martinsa acabó el año con unas pérdidas de 568,2 millones, mientras que San José registró un resultado después de impuestos de 158,5 millones de euros en negativo. Ambas compañías han pasado el inicio del año negociando con la banca sus respectivas deudas millonarias.

Martinsa aumenta su agujero

Martinsa ha cerrado otro año negro. El agujero de la inmobiliaria, que no fue capaz de afrontar los pagos comprometidos con sus acreedores en el pasado ejercicio, sigue en aumento. Las cuentas que reformuló en 2012  presentaban un patrimonio neto negativo de 3.637 millones. Un año después, el agujero contable asciende ya a 4.204 millones. Una cifra de negocio en declive, con una caída de la facturación del 27,6% respecto a 2012, y unas pérdidas de 568,2 millones (un 2,5% menos que hace un año) apuntalaron la situación crítica de la compañía, que intenta cerrar un acuerdo con la banca para evitar la disolución.

De hecho, según reconoce Martinsa-Fadesa a la CNMV, la empresa está en causa legal de disolución debido a un desfase en la tesorería de 135 millones. Para corregirlo, la inmobiliaria lleva tres semanas intentando lograr un acuerdo con la banca para que conviertan deuda en créditos participativos. Aunque la operación está cerca de cerrarse, solo supondrá un balón de oxígeno temporal para Martinsa, que a final de este año tendrá que afrontar el pago de deuda concursal por valor de 494 millones.

El patrimonio de San José desciende

La situación de San José también es comprometida. Cerró 2013 con unos resultados después de impuestos de 158,5 millones en negativo, un 59,7% más que en el ejercicio anterior. La cifra de negocios también se redujo un 13,5%, de los 655,7 millones de 2012 a los 567,4 del año pasado. El Ebitda cayó un 57%, de 87,9 millones a 37,7. A 31 de diciembre, la deuda financiera ascendía a 1.626,13 millones de euros, manteniéndose en niveles similares a los del año pasado.

El patrimonio neto del grupo también descendió considerablemente. De los 247 millones que marcaba en diciembre de 2012, a los 66,1 millones de finales del año pasado, sobre un 73% menos.

El bálsamo del exterior

En el caso de ambas compañías sus problemas parecen centrarse en el mercado nacional. San José indica que la disminución de su cifra de negocio se concentra en España. La cifra de negocio en zonas internacionales, sin embargo, aumentó un 11,9% y representa ya un 46% de los ingresos totales del grupo.

La mayor parte de la deuda de San José, refinanciada por un sindicato bancario, se deriva precisamente no del mercado extranjero, sino de la compra de la inmobiliaria Parquesol en 2006.

En el caso de Martinsa, sólo el mercado internacional parece responder bien a las intentonas de la empresa domiciliada en A Coruña por salir a flote. De las entregas inmobiliarias realizadas el año pasado, un 67% de las mismas, 412 unidades, se produjeron más allá de las fronteras españolas, principalmente, en Polonia y Francia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad