Jacinto Rey, presidente de la constructora San José, durante la salida a bolsa del grupo

San José se dispara un 50% en bolsa pese a sus líos judiciales

Las acciones de la constructora gallega cotizan en máximos de la década pese ser acusada de inflar en 6 millones las obras del AVE a Murcia

Ni las nuevas dificultades de la Operación Chamartín ni los líos judiciales por los presuntos sobrecostes en el AVE a Murcia pasan factura en bolsa a San José. Pese a la caída del 3,1% que sufrieron sus acciones en la sesión del viernes, la firma capitaneada por Jacinto Rey es corona como una de las más alcistas de la bolsa española en un arranque de 2019 en el que se dispara un 47,6%.

Los títulos del Grupo San José han continuado en este 2019 una senda alcista que ha impulsado sus acciones desde el nivel de los 0,90 euros a los que cotizaba en marzo de 2016 a los 6,77 euros actuales. Durante estos tres años la compañía ha experimentado numerosos cambios. Desde el pistoletazo de salida para la mayor operación urbanística de Madrid, el Madrid Nuevo Norte (anteriormente conocido como Operación Chamartín) hasta el despegue de áreas de negocio que hasta entonces le resultaban casi desconocidas a una empresa que hasta el estallido de la crisis se dedicaba casi en exclusiva a la edificación.

Tijeretazo a la deuda y desembarco en hoteles

La escalada de su pasivo y el pinchazo de la actividad inmobiliaria obligaron a la compañía a pedir auxilio hace cinco años. Tras un proceso de reestructuración, la firma con sede en Pontevedra logró rebajar su deuda neta de los casi 1.630 millones de euros que registraba en 2013 a los 301,2 millones en 2014. Desde entonces la compañía ha puesto cerco a su pasivo hasta el punto de que ya no registra deuda, sino que presenta una posición de caja positiva de 23,4 millones de euros.

Esta tijeretazo a su deuda le permite aliviar sus cargas financieras y lograr que sus beneficios hayan crecido un 48% en 2018 (hasta los 18,2 millones de euros), un repunte cuatro veces superior al de sus ingresos, que repuntaron un 11,1% gracias a su división de edificación no residencial.

El tirón hotelero

En paralelo al recorte de deuda, los inversores han premiado a al compañía en bolsa por su expansión hacia segmentos como el hotelero. La compañía es la encargada de llevar a cabo las obras de reforma del emblemático hotel Ritz de Madrid y de levantar dos hoteles para Pestana, la cadena del futbolista portugués Cristiano Ronaldo, en suelo luso, que se suman a la ya concluida reforma del Pestana Plaza Mayor de Madrid.

Este tipo de construcciones y obras de rehabilitación de edificios se abren paso en los reusltados de San José, que el año pasado también se vieron apoyados por el fin de las obras del llamado Louvre de Abu Dhabi.

La Opèración Chamartín en la recámara

La promoción inmobiliaria todavía deja un tímida huella en la cuenta de resultados de San José, que el año pasado se adjudicó la construcción de 1.500 viviendas en España. La cifra podría recibir un importante espaldarazo en los próximos meses de la mano de la Operación Chamartín. Tras permanecer más de dos décadas en el cajón, el mayor proyecto urbanístico de Madrid volvió a coger forma a finales de 2017 tras la luz verde del Ministerio de Fomento.

A falta de que el Gobierno regional otorgue la declaración de impacto ambiental y que el proyecto reciba el visto bueno definitivo del Ayuntamiento de Madrid, algo que se demorará, previsiblemente, hasta después de las elecciones, San José cuenta los días para poder iniciar este proyecto que lleva aparejada la construcción de casi 15.000 viviendas. El responsable del proyecto es la compañía Distrito Castellana Norte, participada al 25% por San José y al 75% por BBVA. A falta de ponerse en marcha la maquinaria, el proyecto solo deja hasta el momento un reguero de gastos extra para San José. El último, los cerca de 5,5 millones de euros que deberá abonar en la ampliación de capital de 22 millones de euros si quiere mantener su peso accionarial en este consorcio. 

El AVE a Murcia y las obras del Ritz, bajo lupa

El impulso de la Operación Chamartín en el horizonte ha supuesto un estímulo suficiente para los inversores, que han impulsado a la compañía en bolsa pese a sus litigios. El último, el procesamiento de la propia compañía y ocho altos cargos por presuntos sobrecostes en las obras del AVE a Murcia. El auto de la jueza Olga Reverte Villar de finales de enero acusa a San José, Acciona, Dragados, Sacyr, Tecsa, Neopul, Villegas y Hormigones Martínez de haber inflado facturas por valor de 22 millones de euros en los distintos tramos del AVE a Murcia. De esta cantidad, 6,3 millones de euros se corresponderían con San José.

Sus acciones, que se han encaramado a máximos bo vistos en esta década, también se han mantenido al margen del accidente de mortal de uno de los trabajadores que realizaban las obras del hotel Ritz de Madrid tras el derrumbe parcial de una de las plantas. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ya ha solicitado a la constructora presidida por Jacinto Rey que haga pública una estimación de qué impacto podría tener este siniestro en sus cuentas, según Cinco Días. San José sostiene que el accidente fue ajeno a su responsabilidad, al entender que las obras se estaban realizando cumpliendo toda la normativa. 

Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad