San José logra salir del pozo y refinancia con la banca una deuda de 1.600 millones

stop

Tras plegarse a las condiciones de las financieras, el grupo de Jacinto Rey logra que el 75% de las entidades acreedores acepten sanear la compañía

Jacinto Rey, presidente de Grupo San José | EFE

07 de noviembre de 2014 (20:31 CET)

Tras meses de negociaciones y dudas, con entidades que se quedaron en el camino y decidieron vender deuda, el grupo constructor San José ha logrado llegar a un acuerdo con el 75% de su banca acreedora para refinanciar una deuda de 1.626 millones de euros.

Así lo comunicó la compañía este viernes a la CNMV mediante un hecho relevante en el que también asegura que actualmente trabaja con el sindicato de bancos con los que ha llegado a acuerdo con el fin de “formalizar en las próximas fechas” el acuerdo de reestructuración de deuda.

Jacinto Rey se pliega a la banca


Fuentes financieras aseguran que, si bien en las últimas semanas todavía parecía que el cuorum estaba “muy lejos”, el hecho de que el grupo del constructor gallego Jacinto Rey haya acabado por asumir las condiciones de la banca ha propiciado el acuerdo.

Este acuerdo pasa por que la banca saneará las tres patas de San José: la división corporativa, la de construcción y la inmobiliaria. No obstante, el grupo perderá el control de esta última, algo que no parecía del agrado del empresario pontevedrés, que era reacio a que las entidades acreedoras capitalizasen deuda y se hiciesen, de esta forma, con parte del control de la compañía.

La banca controlará el negocio inmobiliario

El plan de la banca pasa por refinanciar y ampliar los plazos de pago de deuda del negocio constructor de San José, la división que mejor funciona, en base de los grandes contratos internacionales que el grupo tiene entre manos. No obstante, el negocio inmobiliario es otro cantar. Los grandes acreedores están dispuestos a refinanciar, pero a cambio de hacerse con su control. Capitalizarán deuda por valor de 280 millones de euros, cantidad que podrá ampliarse en un futuro, y se harán con cerca del 70% de esta división. También refinanciarán la deuda de la matriz corporativa del grupo, si bien reconocen que este caso el pasivo es mucho menor.

Con una deuda cercana a los 1.800 millones de euros derivada en su gran parte de la compra de la inmobiliaria Parquesol y de la posterior salida a bolsa del grupo, la realidad es que hasta cuatro entidades acreedoras se quedaron por el camino durante estos meses de negociación. Es el caso de Santander, Barclays, Sabadell y BBVA.

Los fondos, nuevos acreedores


Fuentes de las entidades que vendieron deuda aseguraban que preferían “no arriesgarse” con la refinanciación del grupo constructor. En este nuevo escenario, entre los acreedores de San José se encuentran ahora varios fondos que compraron la deuda de las entidades que decidieron escapar de la constructora.

En los nueve primeros meses del año, San José registró unas pérdidas de 36,3 millones de euros, lo que supuso reducir en un 36% sus números rojos de 56,8 millones contabilizados en el mismo período del ejercicio anterior.

La cifra de negocios del grupo en los tres primeros trimestres del año se situó en 355,8 millones de euros, lo que representa una caída del 10,6%. El 50% de este importe provino del mercado internacional frente al 42% del ejercicio anterior.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad