San José imita a Sacyr en Panamá y reclama sobrecostes al Gobierno de Chile

stop

Exige a la administración de Sebastián Piñera compensaciones por los costes adicionales de dos grandes hospitales en Santiago

Jacinto Rey, presidente de Grupo San José

04 de marzo de 2014 (20:18 CET)

La primera constructora gallega no solo tiene problemas en casa, donde renegocia las condiciones de una reestructuración integral con la banca acreedora que financió la compra de la inmobiliaria Parquesol. El mercado internacional, y en concreto Latinoamérica, también supone cierto quebradero de cabeza para San José. Y, sobre todo, para la rentabilidad de la división de construcción del grupo que preside Jacinto Rey.

Así lo reconoce la compañía en sus cuentas anuales, correspondientes a 2013, en las que apunta una fuerte contracción de su actividad constructora, que es la génesis de su negocio al margen del mercado inmobiliario, los alquileres o la energía. ¿Por qué y de qué volumen se trata? Pues San José recortó su ebitda (resultado de explotación antes de intereses y amortizaciones) desde los 30 millones de 2012 a 11 millones al cierre de 2013, con un retroceso del 63,2%.

Problemas en dos hospitales


¿La causa? Pues la compañía alude al impacto en sus cuentas de las provisiones que tuvo que hacer por obras en dos grandes hospitales de Chile debido a los sobrecostes incurridos y reclamados al Gobierno de Sebastián Piñera. En concreto, asegura que “debido a circunstancias externas al grupo, como los retrasos en la recepción de materiales justificados por huelgas del personal portuario en Chile, y modificaciones sobre el proyecto inicial, entre otras, se ha incurrido en costes adicionales habiendo sido informados y reclamados a los organismos chilenos pertinentes para su reconocimiento”.

“Hasta el reconocimiento definitivo de las cantidades a abonar por parte de la Administración chilena para cubrir esos costes adicionales”, advierte San José, “el grupo, de forma prudente, está registrando contablemente en 2013 el impacto negativo en la rentabilidad del proyecto”. Aunque con mucha distancia en cuanto a importes y dimensión de la obra, San José mantiene abiertas negociaciones con el gobierno chileno, movimiento que calca lo hecho por Sacyr con la obra del Canal de Panamá. Con una diferencia, la obra de los hospitales chilenos está rematada y entregada.

Buenas palabras de Piñera


De hecho, el propio Sebastián Piñera inauguró los hospitales de El Carmen y La Florida, ambos en Santiago de Chile, los pasados 7 y 28 de diciembre. Al margen de las reclamaciones de San José, la compañía apunta en su memoria que Piñera destacó que los dos hospitales que ha diseñado, construido y operará San José en los próximos 15 años son “de última generación y no tienen nada que envidiar a otros hospitales del mundo”. También dijo el premier chileno que “ha sido posible gracias a contar con los mejores expertos que han logrado construir una infraestructura de este nivel en tiempo récord”.

Los hospitales están ahí y las reclamaciones de San José también. Se trata de hospitales de algo más de 70.000 metros cuadrados de superficie cada uno, con la posibilidad de albergar un total de 766 camas (391 camas La Florida y 375 camas El Carmen). San José Chile, la filial del grupo pontevedrés, ha ejecutado el diseño y construcción de estos hospitales contando adicionalmente con la concesión de los servicios de gestión y mantenimiento (a excepción de los servicios de salud), por un periodo de 15 años. Ahora, quedan por cobrar esos sobrecostes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad