San José afronta en 2013 los primeros vencimientos de una deuda de 2.000 millones

stop

El grupo presidido por Jacinto Rey se comprometió a abonar este ejercicio al sindicato bancario un primer pago de 77,5 millones

Jacinto Rey, presidente de Grupo San José

07 de enero de 2013 (20:23 CET)

San José, la primera constructora gallega, afronta en 2013 un calendario que está marcado por los primeros vencimientos de la deuda contraída en 2009 para refinanciar su pasivo tras la compra de la vallisoletana Parquesol y su posterior salida a Bolsa. La compañía presidida por Jacinto Rey, con sede social en Pontevedra y base operativa en Madrid, se enfrenta, como muchas otras empresas del sector, a los primeros pagos de los principales de sus préstamos, tras concluir el período de carencia.

Cuando pactó con un pool bancario la refinanciación de su pasivo, superior a los 2.000 millones de euros en términos globales, la empresa presidida por Jacinto Rey reconoció un principal de los préstamos de 1.340 millones. A 30 de junio de 2012, según figura en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el calendario establecía un primer pago de 77,5 millones de euros en 2013, otro de 81,6 millones en 2014, dejando para el 2015 y siguientes la devolución de hasta 1.181 millones.

Tramos

De acuerdo con la propia empresa, la financiación sindicada se acordó con un pool liderado por Barclays, por un importe de 2.210 millones, del cual préstamos y créditos sumaban 1.129 millones, con una línea de financiación adicional para obtener liquidez de otros 222 millones. Tramos para descuentos comerciales y avales financieros pactados con los bancos sumaban otros 754 millones de euros.

La suscripción de la financiación cerrada por Jacinto Rey supuso la unificación en uno de varios créditos, también en un único documento, con dos premisas básicas: el plazo de amortización se establecía en seis años, con carencia del pago del principal durante los tres primeros ejercicios, y se otorgaban garantías que incluyen prendas sobre derechos de crédito y acciones y participaciones en determinadas empresas del grupo, según la propia compañía.

Condiciones

Tras la compra de Parquesol, San José se centró en el arranque del 2009 en lograr la refinanciación de su deuda. En abril de ese año suscribió el convenio con un sindicato de bancos, que exigieron a San José el mantenimiento entre 2009 y 2013 de unos fondos propios que oscilan entre los 90 y los 150 millones y un ebitda (beneficio operativo) consolidado mínimo de entre 50 y 75 millones. El grupo San José está obligado por esa refinanciación a desinvertir en activos patrimoniales, no incurrir en más deuda y controlar el reparto de los dividendos, entre otros puntos acordados. De hecho, la compañía ya salió a Bolsa anunciando que no iba a repartir dividendo, algo inusual en el parqué madrileño.

El total ingresos del grupo correspondientes a los tres primeros trimestres del ejercicio 2012 ascendió a 457,7 millones de euros, lo que supuso una caída del 14,8% respecto a los ingresos del mismo periodo del año anterior. A pesar de ello, la compañía destacó que la mejora de la rentabilidad permite cerrar el período con un ebitda (resultado bruto de explotación) de 59,8 millones de euros, en línea con lo marcado por los bancos, representando un 13,1% sobre el total ingresos del grupo. Sin embargo, el ebit (resultado neto de explotación) de San José en dicho período de 2012 fue negativo en 26 millones de euros.

Otras inmobiliarias también afrontan los primeros pagos de sus vencimientos de deuda. De las que tienen vinculación a Galicia, Martinsa Fadesa abonó el pasado 31 de diciembre a sus acreedores un total de 18 millones de euros, importe correspondiente al segundo pago de deuda establecido en el convenio con el que la inmobiliaria logró emerger del mayor concurso de la historia empresarial española hace casi dos años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad