Sacyr negocia la compra de derechos y explotaciones mineras paralizadas en Galicia

stop

La compañía está interesada en proyectos que no han salido adelante relacionados con el oro y el wolframio

Trabajos de exploración de Edgewater en Corcoesto

A Coruña, 16 de enero de 2015 (01:13 CET)

Sacyr ha desatado todas las alarmas de los grupos gallegos en contra de la minería agresiva. La compañía ha llegado a un acuerdo con Macquari Capital, el mayor financiador del mundo en el negocio extractivo. Su filial Valoriza Minería, en alianza con el gigante del sector, analiza diversos proyectos en España relacionados con explotaciones de oro, wolframio y cobre para adquirirlas. Galicia es una de las zonas en donde las firmas han posado la mirada, junto con Extremadura, Andalucía o Castilla-La Mancha.

Según aclararon fuentes de Sacyr a este medio, la idea es estudiar y adquirir o bien derechos mineros en curso o bien explotaciones o proyectos "paralizados". La intención es acumular una amplia cartera minera lo más rápidamente posible. Eso sí, de momento, los nombres que se estudian no se han hecho públicos. Las negociaciones están en marcha.

Financiación asegurada

En declaraciones a Cinco Días, Gonzalo García, el consejero delegado de Valoriza Energía, explica que "existen muchos permisos otorgados a pymes, e incluso a ingenieros que están paralizados por la imposibilidad de asumir la parte de la explotación".

Y en temas de financiación, por el momento, parece que no hay problema. Macquare Capital cuenta con gran experiencia en el sector. Tiene invertidos unos 1.400 millones de libras en más de 100 acuerdos en distintas industrias, estructuras y países desde 2008. La idea es captar financiación tanto mediante fondos propios como acudiendo a mercados internacionales o a inversores privados.

De Corcoesto a San Fins

El hecho de que Sacyr hable directamente de adquirir derechos mineros o proyectos paralizados hace a muchos pensar en Corcoesto. La minera canadiense Edgewater, que tiene su plan ambiental aprobado, no pudo sacar adelante su mina de oro a cielo abierto en Cabana de Bergantiños al no cumplir los requisitos técnicos ni financieros exigidos por la Xunta. Estos pasaban, entre otros factores, porque el proyecto contase con unos fondos propios de algo más de 100 millones de euros.

Lo cierto es que Sacyr no tendría problemas para encontrar en Galicia explotaciones en problemas. Incremento Grupo Inversor, la compañía que reabrió la histórica mina de wolframio de San Fins (Lousame), inició su liquidación a finales del año pasado.

De momento, la plataforma Salvemos Cabana ya ha alertado de que el desembarco de Sacyr en la minería gallega sólo fomentará conflictos. "Pretende el acaparamiento de derechos mineros para todo el Estado y la apertura de viejos filones de oro, cobre y wolframio najo la excusa del desarrollo económico".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad