Sacyr estudia desde hace dos años las minas que pretende adquirir

stop

PROYECTOS YA EN 2015

Marcha a caballo de vecinos contrarios a la mina de Corcoesto | EFE

A Coruña, 28 de enero de 2015 (01:07 CET)

Sacyr ha declarado de forma pública su intención por comprar derechos mineros y reabrir proyectos paralizados de explotaciones de oro, cobre, wolframio y otros metales a lo largo y ancho de España. En concreto sus objetivos son terrenos fijados en Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia. A pesar de que en la comunidad gallega no es la primera vez que se habla de un posible acuerdo entre la compañía española y Edgewater, que insiste en poner en marcha su proyecto en Corcoesto, el grupo madrileño se niega a dar nombres. No obstante, fuentes de la firma de Manuel Manrique aseguran que la empresa lleva ya tiempo estudiando y negociando los enclaves en los que desea actuar.

De hecho, fuentes de la empresa indican que Sacyr lleva ya cerca de "dos años" estudiando diversos enclaves y explotaciones por toda España. Dos años en los que el proyecto de Corcoesto vivió tanto su esplendor como su derrota. En ese tiempo, la cadiense Edgewater anunció a bombo y platillo, en un primer momento con el apoyo de la Xunta de Galicia, su intención de poner en marcha una mina a cielo abierto en Cabana de Bergantiños. Sin embargo, a finales de 2013 fue la propia administración gallega la que decidió dar carpetazo al proyecto, al no reunir las garantías técnicas y económicas requeridas.

Interesada ya antes del pacto con Macquari

Para Sacyr el interés por las explotaciones tanto de oro como de wolframio no es nuevo. Aunque ahora acometerá este ambicioso proyecto extractivo de la mano con el gigante Macquari, llevaba ya tiempo analizando las explotaciones y los derechos mineros deseados por medio de su filial Valoriza Minería.

Según los datos del Censo Minero de Galicia, en la comunidad autónoma, entre derechos solicitados, otorgados o en concurso para iniciar investigaciones y posteriores explotaciones en yacimientos de oro, cobre y wolframio, hay más de 50.000 hectáreas.

Proyectos en 2015

En alianza con el fondo Macquari, Sacyr ya ha anunciado que su intención es negociar con particulares y empresas que poseen derechos mineros apetecibles o explotaciones que quedaron paralizadas por algún motivo. No se descarta ninguna opción, aunque el deseo preferente es la compra. Parte del camino ya está andado ya que, si bien la compañía rechaza especular sobre sus posibles enclaves, no sólo lleva dos años estudiándolos, sino que este mismo año podría iniciarse ya algún proyecto.

Y todo esto mientras que Mineira de Corcoesto, la sociedad domiciliada en Galicia con la que actúa Edgewater, ha acudido al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia para iniciar un contencioso administrativo contra la Xunta. Le reclama 20 millones de euros, la inversión que realizó en el naufragado proyecto. Suma a esta cantidad una segunda indemnización por daños a su imagen y a sus accionistas.

¿Estaría dispuesta Edgewater a abandonar su codiciado proyecto en Galicia, si este fuese del interés de Sacyr? Muchos creen que su denuncia ante la Administración gallega no tiene recorrido. La plataforma Salvemos Cabana recuerda que la negativa de la Xunta tuvo que ver "con el incumplimiento de los requisitos impuestos a la compañía, que exigían multiplicar por 60 los fondos propios alcanzando el 25% de la inversión prevista durante la vida útil de la mina (27 millones de euros)". A pesar de negociar durante meses la entrada de un socio en el proyecto, Mineira de Corcoesto no fue capaz de acreditar en el plazo convenido la solvencia exigida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad