Ryanair reabre la guerra con Rumbo en los tribunales

stop

Demandará a la agencia 'online' por acusarlo de subir los precios tras el accidente

Aviones de Ryanair

14 de agosto de 2013 (20:32 CET)

Ryanair ha dado por iniciada oficialmente la guerra contra Rumbo, la agencia online con la que lleva manteniendo litigios en los tribunales desde hace más de un lustro. La aerolínea irlandesa demandará esta misma semana a Rumbo por difamaciones.

Lo hará en el escenario más desagradable posible. Para dirimir quién de las dos empresas, que durante las últimas semanas han cruzado acusaciones, subió el precio del billete de avión a familiares de una víctima mortal del Alvia, que necesitaban viajar desde Madrid a Santiago tras el accidente de tren. Su reserva para dos personas pasó en apenas un par de horas de costar 470 euros a costar 800.

La agencia online y la low cost han intercambiado culpas y reproches, hasta que Ryanair lanzó un ultimátum: pidió una “respuesta satisfactoria” a Rumbo antes del lunes pasado bajo amenaza de sentarlo, otra vez, en el banquillo. La “respuesta satisfactoria” no llegó, cuando menos a juicio de la aerolínea y de sus servicios jurídicos, y Ryanair anunció que presentará la demanda correspondiente esta semana. Considera que Rumbo lo ha difamado y ha dañado su reputación al acusarlo de inflar los precios tras el accidente.

En busca de aliados

Pero todavía restaba un frente abierto para la aerolínea irlandesa en el conflicto por el incremento de precios tras la tragedia de Santiago. La Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu) denunció a las dos empresas, agencia y aerolínea, ante el Instituto Galego de Consumo. Consideran que, de confirmarse el encarecimiento de la reserva, sería un hecho irregular y sancionable, con el agravante que tendría la empresa responsable de aprovecharse del “infortunio” de los familiares. Las autoridades gallegas abrieron diligencias este mismo miércoles para comenzar la investigación.

La low cost, a través de la carta remitida por su bufete de abogados, pidió a Ceaccu que "trabajen conjuntamente en la represión de la conducta contraria a los consumidores llevada a cabo por Rumbo".

La aerolínea declara la guerra y busca aliados. En la misiva de los servicios jurídicos de Ryanair también se pide a Ceaccu que retire “inmediatamente” la denuncia. “En caso de que no atiendan a este requerimiento, la reputación de nuestro cliente se seguirá viendo dañada por las falsas acusaciones de Rumbo y ustedes serán responsables de contribuir a este daño", advierten los abogados.

Rumbo sigue en su postura

Este es el escenario actual de un conflicto que parece lejos de aclararse, y que tiene como primeros afectados a los familiares de la víctima del Alvia, que tardarán en conocer por qué los billetes duplicaron su precio en unas horas.

Rumbo, por su parte, continuará la batalla. El consejero delegado de la compañía, Francesco Signoretti, calificó de "inaceptable" que Ryanair esté utilizando el contexto del trágico accidente de Santiago para insistir en su "estrategia de acoso a las agencias de viajes online y en particular, a esta empresa". El último encuentro en los tribunales entre los dos protagonistas se resolvió hace apenas unos meses a favor de Rumbo.

"Rumbo no vende, ni fija las tarifas de los vuelos, ni de las personas a las que se refiere su carta ni de ninguna otra", prosiguió Signoretti. "Si esas personas o cualquier otra no han concluido finalmente una reserva o compra de billetes de avión es porque no han aceptado las tarifas de los vuelos de Ryanair”, concluyó.

Reputación

Responde así a una carta anterior de Ryanair en la que aseguraba que, tras una "exhaustiva" investigación, no constaba en su base de datos ninguna reserva a nombre de los afectados, los familiares de la víctima del tren accidentado.

En definitiva, las posiciones se enrocan y nada se aclara. En el fondo del asunto, está la preocupación de ambas compañías por que toda la tormenta generada estos días afecte a su reputación. Y las dos empresas han aludido a ello. Ryanair expresó ese temor en la última misiva de sus abogados, y Rumbo en un comunicado anterior.

“Nos preocupa enormemente que la imagen de nuestra marca se vea afectada por unas declaraciones no solo falsas sino también claramente interesadas de una aerolínea que históricamente se ha caracterizado por realizar continuos ataques contra el sector de la intermediación”, aseveró la agencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad