Rosalía Mera deja la empresa que fue la gran apuesta de la Xunta tras el parón de la acuicultura

stop

La ex mujer de Ortega sale del capital de Galician Marine Aquaculture, que recibió subvenciones y préstamos públicos por más de 4,8 millones

Rosalía Mera

24 de octubre de 2012 (20:48 CET)

Como casi todo lo que hace, en silencio, Rosalía Mera ha optado por abandonar el proyecto que se convirtió en su día en la primera iniciativa en el sector de la acuicultura alentada por la Xunta de Alberto Núñez Feijóo tras la moratoria impulsada el bipartito. Con la planta de cultivo de abalón (oreja de mar) levantada en la Ría de Muros, cuya sociedad promotora estaba apoyada accionarialmente desde sus inicios por la ex mujer de Amancio Ortega, la Xunta rompía cinco años de parón en el sector y daba, a finales de 2009, el pistoletazo de salida para la puesta en marcha de nuevas plantas acuícolas en la costa gallega.

El proyecto de Galician Marine Aquaculture, que así se llama la sociedad promotora de la planta de Muros, contó desde finales de 2004 con el apoyo accionarial de Rosp Corunna Participaciones Empresariales, uno de los brazos inversores de la empresaria, que tomó algo más de un 30% de su capital, compartiendo accionariado con Frigoríficos Fandiño y otros socios individuales. Y tan en silencio ha dejado el proyecto la empresaria que desde finales del año pasado, en la junta general de socios de la compañía, quedó plasmada su salida del accionariado al no acudir a dos ampliaciones de capital sucesivas que aprobaron los socios de la compañía, con lo que además de diluirse su participación, dejó vacante, a petición propia, su puesto en el consejo de administración de la empresa.

Ampliaciones de capital


Al tiempo que aprobada las cuentas correspondientes a 2010, según consta en la memoria depositada en el Registro Mercantil, la junta general de Galician Marine Aquaculture decidió entonces abordar una ampliación de capital por importe de 1,3 millones de euros, mediante la creación y emisión de nuevas participaciones. También aprobó otra ampliación por importe aproximado de 164.000 euros, suscritos íntegramente por SEPI Desarrollo Empresarial (SEPIDES), la sociedad de inversión pública estatal, al tiempo que se firmaba la renuncia al derecho de suscripción preferente del resto de socios de la entidad.

De esa junta nació una nueva Galician Marine Aquaculture, ya que se autorizó al accionista Frigoríficos Fandiño para la transmisión de sus participaciones a la sociedad denominada Congelados Marinos Promar a través de una operación de fusión por absorción, según la misma memoria, que refleja que la sociedad estaba en pérdidas. El consejo de administración de la firma también sufrió una reestructuración en su seno, al verse obligado a cubrir la vacante originada por la renuncia del Consejero Rosp Corunna Participaciones Empresariales, según el citado documento. Economía Digital intentó ayer conocer la versión tanto del equipo de Rosalía Mera como de los responsables de Galician Marine Aquaculture, sin obtener respuesta al respecto.

Subvenciones millonarias

Tal fue la apuesta de la Xunta de Feijóo por esta iniciativa que no solamente promovió el proyecto como el primero de un ambicioso plan acuícola tras un parón de cinco años, sino que articuló toda una serie de subvenciones para facilitar la puesta en marcha de la planta, que contó con una inversión estimada de seis millones de euros, con el objetivo de crear unos 120 puestos de trabajo.

El Gobierno gallego culminó en enero de 2011, seis meses antes de la salida de Rosp Corunna Participaciones Empresariales del capital, los trámites que permitían el inicio de la construcción en Muros de la granja dedicada a la cría de oreja de mar, un molusco desconocido en España pero muy valorado en Japón. Galician Marine Aquaculture recibió entonces ayuda autonómica cofinanciada con el Fondo Europeo de Pesca de 3,5 millones. La empresa, cuyas instalaciones están levantadas en la Ría de Muros, prevé producir 30.000 kilos de oreja de mar al año.

La Secretaría General de Mar, por su parte, subvencionó ese año con cinco millones de euros proyectos originales en acuicultura y transformación de productos pesqueros y acuícolas presentados por seis empresas del sector, de los que 2,4 millones correspondían a dos iniciativas gallegas. Una de ellas, Galician Marine Aquaculture, recibió 1,3 millones para construir y equipar instalaciones de cría de oreja de mar en Muros. La Xunta ya le había concedido 3,5 millones. La firma también obtuvo préstamos del Igape procedentes del Banco Europeo de Inversiones (BEI).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad